HALF_BANNER_DULCERO

Color en tu cabello

¿Quieres cambiar el color de tu cabello? Aquí tienes todo lo que necesitas saber.

stockbyte/Thinkstock

El cabello es, sin duda, una de las partes más nobles de nuestro cuerpo. Lo podemos cortar, peinar, ¡hasta maltratar!… y siempre habrá una opción o un tratamiento para que vuelva a lucir hermoso en poco tiempo. Tal vez por ello nos atrevemos a experimentar más con él, y el más famoso de esos cambios es la coloración.

El tinte es una preparación química que interactúa con los pigmentos de tu cabello para aclararlo, oscurecerlo o cambiarle el tono, en todo o en partes.

Algunas marcas enfatizan su capacidad para ocultar las canas, pero cambiar el tono del cabello también obedece a las modas o a las necesidades internas de cada persona. De hecho, hay mujeres que se sienten “más poderosas” después de teñirse el cabello.

Para algunas personas, el cabello teñido tiene una mala imagen. Esto se debe a quienes quieren copiar el tono de la actriz de moda sin preguntarse primero si combinará con su tono de piel.
Una buena coloración da profundidad al cabello y luz al rostro, ¡así que anímate a hacer la prueba!

Elige el tono correcto


En su estado natural, los colores de piel y cabello combinan gracias a la melanina. La forma más fácil para elegir el tono apropiado del tinte es buscar un color que no tenga más de dos tonos de diferencia (claros u oscuros) de tu color real. En el caso de los rayos o luces, puedes usar hasta cuatro tonos de diferencia. Si deseas un cambio más radical, consúltalo primero con un estilista de tu entera confianza y escúchalo: es mejor usar un tono menos atrevido que lucir un color que destaque los defectos de tu piel o que te añada edad.

También fíjate en tu piel. ¿Tiene tonos dorados o azules? Si son dorados, tu piel es cálida y te van los cobrizos, rojos, cafés oscuros y rubios rojizos. Pero si son azules, tu piel es fría: te quedan los cenizos, rubios, castaños claros y negros azulados.

Teñir en casa

Hemera/Thinkstock


Es cierto que pedir una coloración en el salón de belleza da un acabado personalizado. Después de todo, los estilistas están acostumbrados a mezclar tintes para obtener efectos especiales. Asimismo, es indispensable acudir al salón, si necesitas empezar el proceso con una decoloración… es preferible que no lo hagas en casa y recurras a los profesionales.

La coloración casera es una opción más económica. Existen tantos productos en el mercado que puedes buscar uno que se ajuste a tus necesidades. Por ejemplo: si el cabello te crece muy rápido, necesitas un reactivador de color como el incluido en la línea Revitalique de Koleston. Por su parte, la línea Garnier Nutrisse incluye ingredientes naturales para nutrir tu cabello a profundidad. Tú eliges.

Para empezar, siempre hazte una pequeña prueba de sensibilidad y aplica un poco de tinte en la parte interna de tu codo. Si 48 horas después no presentas irritaciones ni enrojecimientos, aplícate el tinte. Siempre sigue las instrucciones en el empaque, sobre todo en cuanto al tiempo de aplicación. Por último, no escatimes: si tu cabello es muy largo, tal vez necesites dos cajas de tinte.


¡Cuida tu color!


1. Usa shampoo y acondicionador especiales para cabello teñido. Sus ingredientes ayudarán a proteger tu cabello y a sellar el color para que dure más tiempo.


2. De ser posible, ponte un acondicionador que no se enjuague o una crema para peinar. Te brindarán humectación y protección durante todo el día.


3. Al menos una vez por semana, usa un acondicionamiento profundo. Al humectar tu cabello, lograrás que el color se mantenga brillante.

 Recibe gratis más notas como ésta a tu correo electrónico.

¿Qué opinas de esta nota?

comments powered by Disqus
BANNERS-navidad_001
BOX_BANNER_CAKE_POPS
GUARDAPOLVO