HALF_BANNER_DULCERO

Cómo tener una relación estable

Tan sólo en tres sesiones, este revolucionario sistema te ayudará para que tu relación de pareja sea cada vez más estable y duradera. Descubre de qué se trata.

Photodisc/Photodisc/Thinkstock
Por: Anilú Elías

Podemos creer o no en el matrimonio, hoy por hoy ya se vale tener distintas opiniones al respecto. Pero dudo que haya alguien que no crea y no quiera conocer y disfrutar el amor. Todos conocemos personas divorciadas, algunos incluso sostienen que ya son más que las casadas; pero también conocemos parejas donde ambos siguen felices de estar juntos, se ven contentos de compartir sus sueños y realidades después de muchos años.
Y siempre nos surgen preguntas como éstas: ¿Cómo le hacen? ¿Es suerte? ¿Es fuerza de voluntad? Esa evidente ‘compatibilidad’… ¿en qué consiste?

Por todo esto me pareció fascinante lo que responde José Trespalacios, fundador del Instituto Mexicano del Amor Consciente S. C. y autor de dos libros: Educando al Corazón y A la Buena de Dios.

Los 4 pegamentos
Después de varios años de estudiar el amor, Trespalacios desarrolló una teoría que explica por qué no comprendemos el amor: pensamos que es una sola cosa, cuando en realidad son muchas. Según él mismo lo describe: “El amor es un conjunto de cuatro pegamentos y varios facilitadores que, de encontrarse completos y sanos, dan por resultado una relación sana y duradera. Pero si uno de los cuatro pegamentos no está fuerte y completo, tendremos una vinculación pobre o de mala calidad que terminará por desprenderse”. La combinación de los cuatro pegamentos con sus facilitadores es lo que el autor llama “Vinculación Amorosa”. Sólo así, entendiendo y analizando sus partes, se le puede estudiar y comprender.

1. Atracción físico-química: una fuerte atracción física le da a la relación amorosa la fuerza inicial que se requiere para hacer crecer los otros pegamentos.

2. Comunicación y temperamento: la identificación de temperamentos nos permite contar con un “amigo-cómplice” que nos hace reír y disfrutar de la vida.

3. Valores: es el cristal a través del cual interpretamos el mundo. Cuando alguien coincide con nuestros valores, lo percibimos como alguien admirable e inteligente.

4. Juego: la vocación da sentido a nuestra vida, por lo que, al compartirla, nos vuelve más y mejores amigos.

Los facilitadores: son las cualidades que surgen de nuestro propio crecimiento interior y permiten que nuestra relación crezca en un escenario de libertad, igualdad, honestidad y ausencia de miedo.

Medir el amor ¿es descabellado?

Esto de diagnosticar el estado de una relación amorosa parece al principio algo descabellado, pero acaban por convencernos la lógica y el sentido común: sería válido que así como revisamos nuestro estado de salud física, lo hiciéramos con el estado de nuestra relación amorosa. Lamentablemente, las personas solemos recurrir a la ayuda profesional cuando la relación ya está en estado catatónico o en franca agonía.

Trespalacios admite que después de dos matrimonios fallidos, se preguntó qué estaba pasando. Lo hizo sobre todo porque se había vuelto a enamorar y quería que esta vez sí durara su felicidad. “Me pregunté si no sería yo quien estaba mal. Me cuestioné si realmente sabía amar. Para poder darme respuesta, decidí estudiar y leer todo lo que tuviera que ver con el amor y las relaciones de pareja. Después de 12 años de investigación escribí el libro Educando al Corazón donde presenté por primera vez el concepto de “Vinculación Amorosa”. Las ventas del libro (35,000 ejemplares) me estimularon a seguir profundizando en mis estudios del amor y también a seguir haciéndome preguntas, como por ejemplo ésta: ¿Se puede medir la calidad de una relación amorosa? Un destacado y exitoso director de empresas me la respondió: ‘Todo es medible’, me dijo”.


El check-up del amor
Trespalacios nos dice en su libro A la Buena de Dios que ya no es necesario ‘aventarse’ a ver si la relación funciona. Precisamente el concepto más novedoso que maneja el Instituto Mexicano del Amor Consciente es ofrecer a las parejas un Diagnóstico de Vinculación.
Esto es como un ‘chequeo médico’: mediante un exclusivo programa diseñado por el Instituto, se nutre la computadora con los datos más exhaustivos imaginables sobre cada uno de los integrantes de la pareja. Un equipo de expertos en relaciones amorosas realiza un diagnóstico que les permita conocer qué es lo que está enfermando su relación y de dónde proceden sus malestares.

Así, las parejas pueden saber “dónde están paradas” en cuanto a la solidez y el futuro de su relación. Y pueden aprender a mejorarla, e incluso, a sanarla.

Hasta hace poco, para contratar a un empleado bastaba un currículo y una entrevista. Hoy, las grandes empresas cuentan con sofisticadas pruebas psicométricas que revelan la verdadera personalidad del aspirante. Trespalacios asegura que ya es el momento en que los enamorados se decidan a aplicar este tipo de Diagnóstico de Vinculación a su relación y así realicen a tiempo las adecuaciones y cambios necesarios para mantenerse fuertes y felices como pareja. También aquellos que resulten seriamente incompatibles, ante las evidencias que revela el estudio, estarían a tiempo de tomar la sana decisión de no casarse.

 Recibe gratis más notas como ésta a tu correo electrónico.

¿Qué opinas de esta nota?

comments powered by Disqus
BANNERS-navidad_001