HALF_BANNER_DULCERO

Crecer… duele

Es muy común que entre los 3 y los 7 años los niños se quejen de dolor en brazos y piernas, sin que haya un motivo aparente; son los llamados “dolores del crecimiento”.

Ryan McVay/Photodisc/ThinkstockPor Maria Luisa Berazaluce



Papá y mamá se preocupan porque no saben de su origen, sin embargo, los expertos afirman que a esta edad los huesos de los niños están creciendo y en consecuencia, hay un estiramiento tanto en nervios, como en vasos sanguíneos y músculos.



Casi siempre los dolores aparecen por las noches, no les duelen las articulaciones, sino que el dolor se presenta en donde hay huesos largos: en los muslos, en los brazos y en ocasiones, en las corvas (atrás de las rodillas). No hay presencia de enrojecimiento, moretones o hinchazón. El malestar puede durar varias horas o unos cuantos minutos.



Los especialistas nos dicen que los dolores aparecen con mayor frecuencia cuando los niños hacen mucha actividad física.

Tú puedes ayudar a aliviar estos dolores aplicando calor en la zona afectada. 
Habla con el pediatra para saber si te autoriza a darle algún analgésico, pero es indudable que la mejor medicina será un suave masaje que les dé mamá o papá.

 Recibe gratis más notas como ésta a tu correo electrónico.

¿Qué opinas de esta nota?

comments powered by Disqus
BANNERS-navidad_001