Durante esta temporada las galletas de jengibre cobran mucha demanda en los postres. Aquí una de las recetas originales de este tradicional regalo.

¿De dónde viene la galleta de jengibre?

Comencemos por decir que antes de que la galleta se volviera galleta era un pan, el pan de jegibre creado por los monjes de monasterios del norte de Europa, en el siglo XI durante la guerra de las cruzadas. En aquel entonces el pan era elaborado con agua de rosas, melaza, canela, jengibre y cardamomo, la pasta solía colocarse en moldes de madera durante el momento de su cocción.

La reina Isabel I

Sin embargo con el paso de los años, el pan se convirtió en galleta, un postre que se le atribuye su invento a nada más y nada menos que la reina Isabel I de Inglaterra. Ella adaptó el pan con figuras humanas como un lindo detalle para sus invitados. Desde entonces en las mesas inglesas es común encontrar en Navidad y a la hora del té estas deliciosas galletas. 

VER RECETA DE GALLETAS DE ADVIENTO

Esta es una de las recetas más originales que encontramos. Recuerda que debes comprar los moldes para que quede la forma adecuada en tiendas de repostería.

RECETA ORIGINAL DE GALLETA DE JENGIBRE

INGREDIENTES

100 gramos de mantequilla

100 gramos de azúcar refinada

125 gramos de melaza

1 yema de huevo

250 gramos de harina cernida

1/2 cucharadita de sal

1/2 cucharadita de polvo para hornear

1/2 cucharadita de bicarbonato

1/2 cucharadita de canela molida

1 cucharadita de clavos de olor molidos

1 cucharadita de jengibre en polvo

1/2 cucharadita de nuez moscada molida

 

PROCEDIMIENTO

  1. Bate la mantequilla junto con el azúcar hasta que quede suave. Incorpora la melaza y la yema de huevo. Mezcla aparte la harina, sal, bicarbonato, canela, clavos de olor, jengibre y nuez moscada; incorpora a la mezcla de la melaza y mantequilla y bate hasta obtener una mezcla homogénea. Cubre y refrigera durante por lo menos 1 hora.
  2. Precalienta el horno a 180° centígrados. Extiende la masa con el rodillo hasta obtener un grosor de 1/2 centímetro. Corta en figuras con un cortador de galletas. Coloca en charolas sin engrasar, separadas entre sí por 5 centímetros.
  3. Hornea entre 8 y 10 minutos o hasta que se hayan dorado. Pásalas a una rejilla de alambre para qaue se enfríen completamente. Decóralas ya frías.