Comer saludable no sólo se refiere a elegir mejor los ingredientes y platillos que vamos a ingerir, también es importante la manera en que los manejamos, preparamos y disfrutamos.

Las papas, al ser tubérculos, no pueden consumirse crudas, así que hay que saber cómo cocinarlas para que no pierdan sus propiedades. Son una fuente rica en vitamina C, vitaminas de complejo B, fibra, almidones resistentes, compuestos fenólicos y potasio, lo que las hace un ingrediente muy atractivo para incluir como parte de una dieta correcta para toda la familia.


Papas enteras


Las papas recién compradas deben ser lavadas ligeramente con todo y piel, de preferencia con agua fría para mantener su piel tersa y que no se rompa
, ya que contiene un alto nivel de fibra y antioxidantes potentes que ayudan a protegernos del envejecimiento prematuro por el daño celular al que estamos expuestas todos los días.
Para cuidar las vitaminas y minerales, lo más recomendable es prepararlas hervidas, en horno convencional o en el horno de microondas, ya que estas sustancias se incrementan en su cocimiento.

Papas congeladas


Comprar papas congeladas es muy práctico ya que podemos encontrar diversas presentaciones y formas, además de que son procesadas de inmediato, lo que impide que pierdan sus nutrimentos. El congelado es un método de conservación y procesamiento muy saludable y brinda una larga vida a los productos, mantiene sus propiedades intactas; es como si estuviéramos comiendo una papa recién cosechada.

Las papas congeladas son fáciles de preparar, ya que solo nos tenemos que preocupar por cocinarlas. Es recomendable hornear o freírlas sin que hayan sufrido descongelación. Deben freírse en aceite muy caliente para formar un sello y que no entre el aceite al interior de la papa, o si las vas a hornear, colócalas en una charola y hornea hasta que adquieran el tono dorado que tanto gusta.

 

Incluye papas a tu dieta diaria


Las papas forman parte de los cereales en El Plato del Bien Comer, por lo que es importante incluirlas en tu día a día. Es importante acompañarlas con distintas verduras y/o frutas (también pueden ser congeladas si necesitas mayor practicidad), especialmente de colores intensos, que mantengan su piel y que no estén sobrecocidas; y con alguna fuente de proteína, ya sea animal o vegetal (pollo, queso, carne, frijoles, lentejas o chícharos).

Agradecimiento:
Esther Schiffman Selechnik
Nutrióloga y especialista en obesidad y comorbilidades

Tabule de papa hash Brown

Tiempo de preparación: 20 minutos
4 porciones
Dificultad: Baja

 

Ingredientes

  • 4 Papas Congeladas de Estados Unidos, corte hash brown
  • 3 jitomates picados
  • ⅓ de cebolla morada picada
  • 1 taza de mezcla de perejil, albahaca y hierbabuena
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 limón
  • aceite

Preparación

  1. Corta las papas en cuadros medianos.
  2. Fríelas en aceite caliente hasta que doren; coloca sobre papel absorbente.
  3. Mézclalas con el resto de los ingredientes y sirve.