La tendencia de color “Dirty blondy” tendrá mucho más fuerza en el 2019. Así que si estás pensando en un cambio esta podría ser la opción.

Atrás quedaron los famosos balayage para abrir paso a una tendencia que tiene algunas coincidencias.

Dirty blondy es una técnica de color que consiste en difuminar la raíz con un tono marrón claro a rubio oscuro y dejar el largo de las mechas rubias más claras. Éstas pueden ser doradas o ceniza.

La intención de Dirty blondy es ofrecer a tu melena sombra en la raíz y dejar en los medios más reflejos con puntas desgastadas. Lo mejor de todo es que Dirty blondy puede usarse perfecto en todos los tipo de piel, siempre y cuando mantengas la base de tu cabello natural.

Aunque el “balayage” propone algo parecido, vemos en el nuevo Dirty blondy  una propuesta más rubia y desgastada.