Equipos femeninos de fútbol de ocho universidades de México participaron en el Primer Torneo Relámpago HeForShe: Súper Liga Femenil Universitaria Fútbol 7 “Por un fútbol sin estereotipos de género”, con el objetivo de romper los estereotipos de género, promover la participación femenina en el deporte e inspirar acciones para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas.

Elda Cervantes fue una de las portavoces de esta iniciativa, promovida por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), junto con ONU Mujeres y la agencia deportiva Sports Full, y otras organizaciones como Versus México, Cinemapark y el Instituto Mexicano de la Juventud.

Elda ha practicado el taekwondo y el fútbol desde que tenía cinco años. Cuando cumplió 16 años ya jugaba fútbol profesional en México, en un momento en el que no había tantos esfuerzos para garantizar el mismo reconocimiento o beneficios que se les daba a los jugadores hombres. Hoy Elda juega para la Selección Nacional de Futbol 7 y fue seleccionada para la Copa América Femenina de Fútbol 7 2018 en Perú, donde fue la máxima anotadora.

“Al principio, cuando era nueva en los equipos de fútbol solían dejarme en el banquillo porque era una mujer y pensaban que no sabía jugar. Más tarde, me dieron una oportunidad y les sorprendió la forma en que jugaba. Lo mismo ocurrió con taekwondo, [los chicos] pensaron que eran superiores a mí “, dijo, y agregó. “No fue fácil, pero poco a poco me gané un lugar y el respeto de mis compañeros”.

“Me complace que ahora se estén abriendo oportunidades para que las mujeres y las niñas de este país sean reconocidas y apoyadas en este deporte”, dijo Cervantes, refiriéndose a la iniciativa.

En los últimos años, las mujeres deportistas han comenzado a ganar más reconocimiento en México en lo que tradicionalmente se han conocido como “deportes masculinos”, como lo es el fútbol. Iniciativas como la creación de la Liga Femenina MX para jugadoras de fútbol en 2017 han facilitado este progreso, pero, sobre todo, porque las mujeres en México están empezando a exigir igualdad de condiciones y un pago digno.

“El contexto que viven las mujeres en los deportes es muy similar a como lo viven otras mujeres en otros ámbitos, es un reflejo de una sociedad históricamente machista, pero que está comenzando a tener ciertos niveles de apertura. Empieza a haber una mayor cultura de la práctica deportiva y ahora ya existe una liga de fútbol femenil y me parece que, poco a poco, empezará la profesionalización de otros deportes”, dijo la periodista deportiva, Marion Reimers, con la esperanza de que el auge del fútbol femenino abra el camino para la profesionalización de otros deportes para mujeres deportistas en México.

“Si queremos tener sociedades donde haya un verdadero desarrollo sostenible, debemos asegurarnos de que la mitad de su población, mujeres y niñas, tengan las mismas oportunidades en todos los sectores, incluido el deporte”, dijo Belén Sanz Luque, representante de ONU Mujeres en México.

“El deporte puede ser una herramienta poderosa para empoderar a las mujeres y niñas, eliminar los estereotipos de género y cumplir con la Agenda 2030, cuyo objetivo principal es lograr el desarrollo sostenible sin dejar a nadie atrás”, finalizó.