La nutrigenómica llegó para descubrir cómo lo que comes podría ser o no beneficioso para el organismo, e incluso detectar posibles enfermedades.

La nutrigenómica y nutrigenética son disciplinas que surgieron en los años 90, luego del descubrimiento de la secuenciación del genoma humano. Pero ¿de qué van estas disciplinas?

Entre ambas existe una diferencia sutil. La nutrigenómica es “la interacción de los alimentos con el genoma, porque los genes responden a los nutrientes que comemos”. Así lo dio a conocer José María Ordovás, doctor y experto a nivel mundial en nutrición y especialista en nutrigenómica. Además dirige el Laboratorio de Nutrición y Genómica del USDA-Human Nutrition Research Center on Aging, de la Universidad de Tufts, en Boston (EEUU).

Asimismo explicó que la nutrigenética “analiza la interacción de cada genoma con los alimentos”, puesto que “cada persona reacciona distinto cuando come, porque varían las mutaciones en los genes que se encargan de la regulación de los nutrientes”.

El interés por este estudio comienza a partir de la nutrición globalizada. El experto señala que se están desarrollando instrumentos para medir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de obesidad, y de esta forma comenzar a elaborar dietas personalizadas que beneficien a cada paciente.

“Tenemos una nutrición más globalizada. La sociedad ha cambiado y ahora hay menos tiempo para comer; se duerme menos y hay más estrés. Además, es más barato y más fácil comer peor”, afirmó Ordovás.

La educación a la hora de comer

La educación es fundamental para mejorar el estilo de vida y la salud en las personas. En su obra “La nueva ciencia del bienestar”, Ordovás busca guiar a las personas en esta nueva ciencia “con objetividad y sin fundamentalismos”. Además busca desmitificar muchas ideas sin evidencia científica que aparecen en los periódicos.

Es muy importante educar desde la edad escolar sobre cómo alimentarse de forma saludable. Además, hay que fomentar un estilo de vida y de nutrición saludables.

Lo que comes define tu estilo de vida

Una de las reflexiones más contundentes que realizó el experto fue:

“Dieta significa estilo de vida. Muchos de los beneficios de la dieta mediterránea no solo dependen de si tomamos más o menos aceite de oliva virgen, sino también de cómo lo hacemos”.