Es la historia más común durante la adolescencia, contada en diversas versiones, unos más trágicos que otros y sin final para algunas personas.

 

Este problema puede persistir hasta las edades más avanzadas en la adultez o aparecer de forma natural por uno de los cuatros factores fundamentales que contribuyen a su formación. También se podrían estar practicando malos hábitos que empeoran la situación.

Causas

No tendrás que ver en ellas, son procesos naturales del cuerpo:

1. Seborrea: Debido a la producción excesiva de sebo, que puede ser desencadenado por ciertos elementos como hormonas, climas, algunos medicamentos y el factor genético, que obstruye los poros.

2. Hiperqueratosis: Es cuando las células permanecen adheridas a la piel y son recubiertas con una capa gruesa de sebo, y ambos forman una especie de tapón blando. Puede abombarse y producir comezón, son de cabeza blanca. Si está cerca de la superficie produce un comedón abierto y la punta es negra.

3. Colonización microbiana. Es el alojamiento y acumulación de las bacterias que viven naturalmente en la piel, dentro de los folículos tapados. Causas pápulas, pústulas, nódulos y quistes.

4. Inflamación: Cuando el acné es grave y estalla en su última fase de la inflamación se liberan lípidos, ácidos grasos, bacterias y fragmentos celulares que causan más hinchazón y profundas alrededor de él.

 

Existe la creencia de que el acné se produce debido a la falta de limpieza del rostro, pero esto se trata solamente de un mito, aunque sí agrava los síntomas. Sin embargo, la piel se suele irritar más tras utilizar en exceso productos limpiadores que son agresivos.

Favorece su empeoramiento

Los síntomas del acné se agravan debido a algunos elementos. Entre los más frecuentes, se incluyen mala alimentación, una dieta alta en azúcar y harina blanca; consumo excesivo de leche de vaca y productos lácteos, con excepción del queso; fumar cigarrillos; maquillaje, debido a que obstruye los poros, y productos comedogénicos para el cuidado de la piel.

Visita al dermatólogo

Es recomendable no dejar para mañana, el acné que puedas combatir hoy. Si no es con la técnica infalible, aquella que te no te dejó mal durante la adolescencia, es mejor que pidas asesoramiento dermatológico. Pero no esperes mucho, hazlo apenas observes los síntomas más leves. El tratamiento médico puede ayudarte a prevenir el agravio de la enfermedad y sus consecuencias.

Técnicas para deshacerlo

Además de la consulta médica, la desaparición del acné depende de algunos cuidados:

  • Para limpiar el rostro, utiliza un producto adecuado y agua tibia, no caliente ni fría que puede agravar el brote
  • No extirpar los granos o espinillas, puesto que puede empeorar la situación y tener consecuencias como la retracción cicatricial
  • Evita los productos que aumentan los comedones de la piel, incluso el maquillaje
  • Retira todo el maquillaje cuando ya no se requiera.

 

Cuidando tu cutis, evitarás marcas y manchas profundas. ¡No es imposible!