Joaquín Salvador Lavado Tejón es el nombre completo del padre de Mafalda, esa niña suspicaz que cuestiona sin parar el mundo de los adultos. Su creador nació un día como hoy, 17 de julio, en 1932, en la región andina de Mendoza, Argentina. Cambió su nombre a Quino para distiguirse de su tío Joaquín Tejón, un muy reconocido pintor y diseñador gráfico, con el cual descubrió su vocación a los 3 años.

Muy decidido, a los 13 años decidió matricularse en la Escuela de Bellas Artes, pero pronto se aburrió de dibujar ánforas y yesos. El joven Quino solo tiene en mente ser dibujate de historietas de humor.

Sin importar las dificultades, pero con sus objetivos muy claros, a los 18 años se trasladó a Buenos Aires para buscar un editor que recibiera sus dibujos. Sin embargo, esperó tres años para debutar en el semanario de Buenos Aires Esto es.

QUino

El día en que publiqué mi primera página, pasé el momento más feliz de mi vida”, recuerda Quino. Todo esto ocurrio en 1954; y aunque no lo creas, desde ese entonces sus dibujos de humor se publican ininterrumpidamente en muchisimos diarios de América Latina y Europa.

 

Hablemos de Mafalda

El personaje más famoso de Quino es Malfada. Es un personaje tan contundente que da la sensación de que existe en carne y hueso. Quino dio a conocer a esta niñita por primera vez el 19 de marzo de 1964, en el semanario Primera  Página, de Buenos Aires. Previo a esto Mafalda estaba destinada a formar parte de una campaña publicitaria de electrodomésticos, la cual no fue concretada por la agencia publicitaria.

El destino de Mafalda era la fama y el cariño del mundo. Y ¿cómo no? Malfada se convirtió en el personaje principal de su historia y en la protogonista de grades reflexiones sociales.

Ella pertenece a una típica familia argentina de clase media; tiene solo seis años, pero se caracteriza por ser progresista, preocuparse por la paz del mundo y por la humanidad. Vive cuestionando y rebelándose contra el mundo de los adultos. Ama a Los Beatles, el Pájaro Loco, los derechos humanos y la democracia. Odia la sopa y las armas nuclares.

Mafalda es hija de Guillermo, un oficinista avaro que no cree mucho en las nuevas generaciones. Por otra parte, su mamá Raquel es la típica ama de casa argentina de los años 60. Su mayor preocupación es su familia y su hogar.

Finalmente, esta su hermanito menor, Guille, el cual es más curioso que Mafalda y muchas veces pregunta cosas que la ponen en apuros.

Papas

Mafalda y sus amigos

Mafalda tiene cuatro amigos con los que comparte sus aventuras.

Miguelito: es uno de los persanajes que más se hace querer por su forma de ser. Él representa la igenuidad.

Susanita: es la típica conservadora; para ella la familia es lo más importante; sueña con tener hijos y un esposo que vele por ella. Es racista y se opone al progreso. No tolera, ni entiende modos de vida ni opiniones diferentes a las de ella; y, claro está, se la lleva mal con Malfalda. Sin embargo, tiene un buen corazón.

Felipe: es el mejor amigo de Mafalda. Este niño es emotivo, enamoradizo, imaginativo, amante del Llanero Solitario y mal estudiante. Quino se siente totalmente identificado con este personaje, porque es el que más lo representa.

Manolito: muy estructurado y ambisioso. Su principal sueño es llegar a ser como Rockefeller. No le da mucha importancia a la imaginación ni a la diversión.

Libertad: ella está llena de utopias e ideales políticos. Representa todo lo que es ser libre. Sus padres son hippies.

Mafalda F

En qué contexto social aparece Mafalda

Mafalda se desarrolla en plena lucha contra el comunismo en el ambiente internacional. En Argentina, imperan gobiernos de corte militar. Para este momento, la clase media se desarrolla como un punto clave para el desarrollo social.

Asimismo, el movimiento hippie esta en auge y Los Beatles conquistan el mundo y el corazón de Mafaldita.

Más vigente que nunca

Cómo no verse atrapado por las reflexiones que se plantea Mafalda. Ella hace cuestionamientos sobre temas como la educuación, la política y conflictos internacionales en los que, con el correr de los años, no se ha avanzado mucho.

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar