Poderoso azul: la tristeza… ¡y llora si quieres!

La tristeza no es un sentimiento fácil de permitirnos, siempre decimos: no llores o no estés triste. Entérate de lo que pasa si le abres la puerta un día y cómo recibirla.