Para que ese momento íntimo de baño sea agradable y placentero, motívate a crear jabones artesanales utilizando tus fragancias preferidas. Complácete y vive una deliciosa experiencia bajo la ducha.

Jabón de glicerina con limón

Jabón de Glicerina

Jabón de glicerina

Este es uno de los jabones más sencillos de realizar. Sólo necesitamos fundir la glicerina que es excelente para pieles  resecas y con manchas.

La vitamina C y el limón cumplen funciones antioxidantes y aclaran las manchas en la piel.

Ingredientes:
  • Ralladura de dos limones
  • Al menos unos 500 gramos de jabón de glicerina
  • Aromáticos de limón ( lo puedes conseguir en pastelerías o supermercados)
  • Un recipiente que te sirva como molde (puedes usar la forma que sea, ¡ingéniatelas!
Preparación:
  • Coloca durante un minuto en microondas la glicerina hasta conseguir su contextura totalmente blanda.
  • Deja reposar la glicerina para añadir la ralladura de los dos limones y la esencia de limón.
  • Deja enfriar durante dos horas aproximadamente.
  • Saca el jabón del molde, envuélvelo en papel plástico y colócalo en el congelador durante al menos una hora.
  • Una vez el jabón este duro, puedes proceder a cortarlo en trozos, si es necesario.

Si es de tu preferencia, puedes fusionar aromas y mezclar esencias diferentes que hagan un explosivo juego de olores agradables.

LEER TAMBIÉN:  Conoce el secreto de belleza de las mujeres del Sahara

Jabón tradicional de Castilla.

Jabón tradicional de Castilla

Jabón tradicional de Castilla

Se hace con sosa cáustica y grasa, como por ejemplo la del aceite. Lo más interesante de este jabón es que fue usado en décadas pasadas para lavar la ropa, para higiene personal y como jabón te tocador con diversas fragancias y abundante espuma.

Es importante que sepas que la sosa cáustica es muy delicada a la hora de manejarla, por lo tanto es necesario que uses guantes y lentes para proteger los ojos.

Ingredientes:
  • Al menos 500 gr de perlas de sosa cáustica sólida. (La puedes conseguir en supermercados o farmacias.)
  • 3 litros de aceite de oliva.
  • 3 litros de agua.
Preparación:
  • Colócate los guantes y los lentes para resguardar tus manos y ojos.
  • Vierte el agua en una cubeta de plástico y poco a poco añade la sosa cáustica.
  • La sosa disuelta en agua libera mucho calor, por lo tanto es necesario dejarla enfriar.
  • Añadir lentamente el aceite, removiendo la mezcla con una cuchara de madera en la misma dirección siempre.

Notarás que la mezcla se hace cada vez más densa, pero como el proceso es lento, es aconsejable que remuevas por lo menos una hora esta mezcla hasta conseguir la textura deseada.

  • Cuando la cuchara salga totalmente limpia, tendremos el jabón casero en su punto.
  • Verter el jabón en un molde plástico de tu preferencia y dejar que se endurezca durante 48 horas. Es recomendable que lo dejes en un lugar abierto.
  • Pasado el tiempo, puedes desmoldar el jabón y cortar en trozos.
  • Envuélvelo en papel de cocina o periódico y déjalo secar durante un mes en un armario donde no haya corriente de aire ni de luz, haciendo que la sosa cáustica se neutralice.
  • Luego ya tendrás el jabón listo, introduce cada pedazo de jabón en agua y ya puedes usarlo para lavar, para higiene personal o de tocador.

LEER MÁS SOBRE: