¿Sientes la necesidad de comprar y comprar y no puedes controlar este impulso al pasar al frente de una tienda? entonces llegó el momento de evaluar la posibilidad de padecer del síndrome de compra compulsiva, también conocido como oniomanía o shoppingmanía.

Entérate que las adicciones no sólo se focalizan en la bebida y el alcohol. La compra compulsiva es considerada como una adicción, si no logras controlarte a tiempo.

Este tipo de fijación puede ser adquirida a un objeto en específico y aun cuando ya logres tu objetivo, no quedarás satisfecha y seguramente querrás comprar algo similar.

¿Cuáles son las personas expuestas a la oniomanía?

  • Jóvenes: por lo general, suelen adoptar este tipo de comportamiento adictivo y compulsivo a las compras.

Su formación tiene peso en este tema, ya que juega un papel importante la aceptación social y el sentido de pertenencia a algún grupo.

  • Personas de baja autoestima: o con un cuadro depresivo comprometido, no se le hará difícil caer en este laberinto de compras.

 

Un estudio publicado en Global Conference on Business and Finance Proceedings arroja que las mujeres muestran una actitud más compulsiva en el momento de realizar compras innecesarias y describen sentir emociones más placenteras e intensas en comparación con los hombres.

Kraepelin, psiquiatra alemán, afirmó la misma conclusión:  entre el 80% y 92% de los casos estudiados se dan en mujeres que rondan los 30 años de edad.

Consecuencias:

  • Recursos económicos: es la principal consecuencia por la que se ven afectadas estas personas.

No se dan cuenta y va disminuyendo su capital y, sin darse cuenta, quedan en banca rota por el manejo exagerado de su dinero.

Aunque te cueste creerlo, hay personas que comprometen su alimentación diaria solo por hacer compras innecesarias, queriendo llenar un vacío con cualquier objeto deseado por caprichos.

  • Proceso emocional: inevitablemente pasarán por un cuadro de tristeza y depresión muy intensas.

Esa acumulación innecesaria de objetos que no usas genera automáticamente un sentido de culpa.

Tratamiento:

  • Reconocimiento: es el primer paso ante cualquier crisis. Al reconocer que padeces de adicción por las compras, el proceso será mucho más fluido y positivo para ti.
  • Apoyo externo: el apoyo de tus padres, familiares, amigos y pareja es una herramienta que ayuda mucho a cavar este problema para poder sacarlo de raíz.
  • Cancelar tarjetas de crédito: aunque te pueda parecer un poco fuera de lugar, debes recordar que este problema trasciende si no lo enfocas a tiempo.

En este sentido, bloquear las tarjetas de crédito es una forma de asegurar tu economía y evitar poder comprar todo aquello que se te antoje.

  • Ayuda profesional: es un paso que no debes dejar pasar por alto. La ayuda de un profesional será el punto clave para atacar el problema y superarlo de manera efectiva.

LEER MÁS SOBRE:COMPRAS SEGURAS POR INTERNET, 5 PASOS PARA QUE NO TE ESTAFEN…