El National Museum of Mexican Art de Chicago, Ilinois, se une a esta tradición con una exposición que reúne las obras de 60 artistas mexicanos.

Si hay una fiesta que identifica a México en todo el mundo es, sin lugar a dudas, el Día de Muertos, declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Profundamente arraigada a las culturas ancestrales prehispánicas que creían en la vida después de la muerte y en una existencia espiritual en el cosmos, esta celebración trasciende en el tiempo y sobrepasa fronteras.

Actualmente, comunidades mexicanas en Estados Unidos se reúnen en diversos recintos para honrar y recordar a sus seres queridos. El National Museum of Mexican Art en Chicago, Ilinois se une a esta tradición con una de exposición que reúne la obra de 60 artistas mexicanos.

Día de Muertos: A Spiritual Legacy, está abierta al público desde el 21 de septiembre y es una muestra que conjuga el arte tradicional y el contemporáneo expresado por destacados artistas con orígenes en diferentes regiones de la República Mexicana, entre ellos el michoacano Rodrigo Pimentel, con su obra Convivencia, que fue elegida por el museo para difundir la exposición.

Nacido en Zináparo, Michoacán, en 1945, Rodrigo Pimentel es uno de los más talentosos artistas michoacanos con una trayectoria reconocida. Su trabajo forma parte de la Colección Permanente del Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, del Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey y de otras colecciones importantes en el país y el mundo.  El misterio de la naturaleza y los ritos ancestrales en torno a los muertos son elementos esenciales de sus pinturas, las cuales develan una perspectiva integral de la vida humana.

Dolores Mercado y Cesáreo Moreno participan como curadores de la exposición que permanecerá hasta el 9 de diciembre.

En otro espacio del museo, la artista Lorena Ramírez Quiroz dedica serigrafía a los fallecidos el 19S en la Ciudad de México y los ciudadanos que colaboraron en los rescates. En otras salas hay muestras de altares y ofrendas en la que participan el Museo de Artes e Industrias Populares de Pátzcuaro, Inah, Michoacán, Huaquechula y Puebla.

De esta manera, el National Museum of Mexican Art de Chicago es punto de encuentro con diversas expresiones artísticas, a través de un nutrido programa de actividades para toda la familia con el objetivo de celebrar el Día de Muertos.

Con información de www.forbes.com.mx