Fiesta encima, no has encontrado vestido, no quieres repetir #porquelasredes ¡ya te vieron eso! y ya te agarraron las prisas… es ese mismo fin de semana ¿te ha pasado?

Será el ajetreo del cotidiano, los días llenos y complejos, el cansancio tras el trabajo, ser madre, ser esposa, ser hija, la exigencia  de ser multitasking… o ¡será el sereno! pero ya no puedes, como antes, dedicarle días enteros a pasearte por las tiendas y medirte vestidos, zapatos, enfundarte en joyería, buscar el bolso perfecto solo viendo sin comprar nada, llegar a tu casa y hacerte diferentes pruebas de maquillaje y del peinado ideal… mientras el vestido te sigue esperando y la fiesta está en puerta, pero no es pasado mañana.

Simplifícate la vida, deja que la tecnología haga favor de sus bondades o ten creatividad suficiente para ser práctica y rápida, te dejo tres opciones infalibles… ¡y veloces!

  1. PIDE PRESTADO
    Solo aplica entre amigas de confianza, hermanas, mamá, primas o la vecina. Ser de la misma talla es el único requisito.  Y que recuerdes que “hoy por ti mañana por mí” y “favor con favor se paga”.
    Ventajas: no te lo han visto a ti, sería como estrenar y además sin gasto de por medio.
    Desventajas: justo como es prestado tienes que ser el doble de cuidadosa pues hay que devolverlo íntegro ¡no estás exenta de un accidente con vino, mole o quemada de cigarro! (responde a la altura si le pasa algo irreparable y por favor: llévalo a la tintorería antes de devolverlo).

  2. REPITE PERO DALE UN TWIST
    Aquí sirve el famoso aliado en las emergencias: el pequeño vestido negro o “LBD” por sus siglas en inglés… o aquel, el más lejano en tu historial o feed de fotos en redes sociales puede ser traído a la vida de nuevo, ¿cómo? ¡creatividad querida! agrégale o quítale el moño, flor, prendedor, lazo, cintita de brillos… Por supuesto úsalo con otros zapatos, peinado, joyas y bolso… Lo ideal son las dos piezas… últimamente están de moda y ¡son tan convertibles!
    Ventajas: ser ecoamigable al reutilizar y salirte de la cultura fast fashion que tiene obsesión por estrenar siempre, que ya está ahí al alcance de tu mano sin perder el tiempo y que tampoco gastarás, si acaso en los complementos.
    Desventajas: pues que no es estreno realmente, que no en todas las prendas basta un twist  para que parezca diferente y que si verte ultra diferente era tu ilusión, este punto no es para ti.

  3. CÓMPRA O RENTA ONLINE
    En un ratito, en las noches, en el baño, en tu hora de comida… date un clavado en la web, muchas páginas de renta y venta de vestidos para fiesta te muestran fotos reales de  los modelos, tallas y colores en existencia y lo mejor es que los llevan hasta la puerta de tu casa (u oficina) en literal un solo click (y respectivo pago, claro está).
    Ventajas: es como ir a la tienda pero lo haces virtual sin perder tiempo en el desplazamiento, puedes ver una enorme cantidad de modelos, colores, estilos y hasta complementos.. aquí sí estrenas realmente y es tuyo (en el caso de la renta sería por una noche).
    Desventajas*: que no te lo estás probando físicamente. Opción que no tiene gran problema pues la mayoría de estos sitios, además de publicar su tabla de medidas, cuentan con cambios, ajustes o devolución sin costo o costo mínimo… a menos que ya tengas el tiempo encima hasta para esperar los tardados envíos a domicilio.

    *No veo desventajas en esta opción (#comprasonline) si de la recién lanzada marca mexicana www.VABADAM.com se trata. Se comprometen a entregarte el vestido o jumper en tan solo tres días hasta tu puerta (entrega récord sin costo extra), su oferta son justo vestidos de noche, cóctel, fiesta, casuales y jumpers en lindos diseños y de justa relación calidad-precio. Para que te des una idea, las fotos que ilustran el presente artículo corresponden a su reciente colección primavera-verano 2019.

    ALERTA DESCUENTO!!!

    Vabadam te  descuenta 30% en toda la tienda online del 15 al 31 de marzo del presente si ingresas el código:promo30%