Todas de alguna forma hemos caído en algún mal hábito dentro de nuestros ambientes de trabajo. Aquí una lista que vale la pena analizar para reconocernos y comenzar a generar cambios.

 

Seguramente te has preguntado: ¿Por qué me siento así?- pues lo más normal, es que en algún momento te sientas desganado, pero no puedes valerte de ello para que ese sentimiento negativo sea constante y perjudique tus tareas laborales.

10  malos hábitos en el trabajo:

  • Distraerte con todo: si estás trabajando y se te hace muy fácil distraerte con cosas, es una alerta de mal hábito. Debes trabajar en ello y separar todo objeto o actividad que te mantenga alejado de tus labores.
  • No respetar: una cosa es que tengas confianza con tus compañeros de trabajo y otra muy diferente es que seas irrespetuoso con ellos. Evita esto por todos los medios y siempre mantén la educación en tu habitad laboral.
Respeta a tus compañeros de trabajo

Respeta a tus compañeros de trabajo

  • Ser centro de atención: en una de las cosas más desagradables y pueden incomodar a tu compañeros. No trates de caerle bien a todo el mundo, sólo se tú y evita llamar la atención.

 

  • No tomar descanso entre actividades: seguramente quieres hacer todo tu trabajo bien y por eso evitas tomar descanso, esto es un grave error. Debes tomar pausas entre tareas.

 

  • No organizarte en tus labores: si no planificas o no te importa hacer tus labores mal, estás tomando un muy mal hábito de trabajo.

Trata de ser riguroso contigo mismo y aprovechar el tiempo, no dejes las cosas para última hora.

  • Ser impuntual: una de las cosas que define a una persona es la puntualidad. Por lo tanto, si eres de esas personas que no les importa llegar a tiempo a un lado o sencillamente, no llegar, deberías evaluar esta conducta y mejorarla en el trabajo y en todos los aspectos de tu vida.
Impuntualidad

Impuntualidad

  • Ser chismoso: hablar a las espaldas de tus compañeros y generar polémicas o conflictos en el trabajo, te cataloga automáticamente como la oveja negra de la oficina. No caigas en esto y procura ser siempre amable con las personas.
No seas chismosa

No seas chismosa

  • Tener discrepancia en opiniones: siempre existirán los debates porque todos tenemos puntos de vistas diferentes, es humanamente natural, pero lo más sabio es saber llegar a puntos de acuerdos y profesionalmente, buscarle soluciones a todos los planteamientos de trabajo.

 

  • Siempre tener quejas en el trabajo: evita este factor súper negativo. Si por ejemplo, no quieres salir tarde de tu trabajo, enfócate en tus labores diarias y se organizado, pero si te toca extender un poco más el horario laboral por días específicos, ¡no gruñas tanto! Y llega a acuerdos con tu jefe directo.

 

  • Redes sociales: no es recomendable que siempre estés en línea con tus redes sociales y poner más atención a estas actividades virtuales, siempre y cuando no estén estrechamente vinculadas a tu trabajo.

No muestres tanta atención en esto y enfócate en tus labores diarias, esto te ayudará a ser más productivo y profesional, así como también te evitará acarrear problemas con tu jefe o compañeros de trabajo.

LEER MÁS SOBRE: SALUD MENTAL EN EL TRABAJO: PLAN DE ACCIÓN