La mexicana Alexa Moreno se llevó la medalla de bronce en el Mundial de Gimnasia celebrado en Doha, Qatar, convirtiéndose en la primera mexicana en ganar una medalla en la historia de este deporte.

La mexicana Alexa Moreno se subió al pódium de las mejores en el Mundial de Gimnasia de Doha, Qatar.

A su lado dos grandes: la niña prodigio de Estados Unidos y medallista dorada Simon Biles y la canadiense Shallon Olsen, recordada por ser la más joven de su equipo en los últimos Olímpicos.

Ahí, parada a miles de kilómetros de Mexicali, su tierra natal, con su leotardo rosa y negro y su sonrisa amplia, Alexa Moreno  se convirtió en la primera mujer mexicana en la historia en ganar una medalla mundial en esta disciplina.

“La gimnasia no es como el boxeo en el que te califican por tu peso, crecí viendo a gimnastas distintas. Desde la figura perfecta de Nadia Comăneci, pasando por Alicia Sacramone que era más alta y grande o McKayla Rose Maroney. Lo único que de verdad importa es que tu peso no sea un obstáculo para tu desempeño como deportista. En el gimnasio se veía que las que tenían más fuerza, debían trabajar en su elasticidad, otras, por el contrario, por ser tan elásticas no tenían tanta potencia en sus músculos, así que nunca sentí que tuviera que encajar en un estereotipo, porque todas éramos muy diferentes”.

Enseñando con orgullo su medalla de bronce, además, enviaba un mensaje a todos aquellos que le hirieron el corazón en los pasados Juegos Olímpicos de Río cuando en redes sociales la llamaron “gorda”: su carácter y su propio cuerpo están por encima de la bajeza de sus críticas.

Condenada por su talla

Alexa Moreno se fue de los pasados Juegos Olímpicos de Río ocupando el puesto 31 de los 61 en el ranking general. Aunque su actuación no había sido especialmente remarcable, su presencia era significativa: México parecía por primera vez tener un nombre femenino potente en este deporte.

Sin embargo, después de ejecutar su rutina, las redes sociales, antes que alentarla a seguir abriendo camino, la señalaron fuertemente por no tener las medidas que, según muchos, identifican a las gimnastas. Denigraron el tamaño de sus caderas y sus muslos, se hizo una despiadada campaña en Twitter para vilipendiar su físico y hasta se le comparó con la caricatura ‘Pepa Pig’.

Resultado de imagen para alexa moreno rio 2016

“Soy como soy y qué hago, fue muy sorpresivo que después de una rutina que a mí me dejó aliviada, en la que no cometí muchos errores y que sentí muy digna, fuera denigrada porque yo no lucía como ellos querían”, contestó conmovida Moreno en agosto de 2016 aún estando en la villa Olímpica.

Alexa Moreno se devolvió a México y por dos años se distanció de las barras, de los triple saltos y del caballete. Se concentró en terminar arquitectura, la carrera que había tenido que aplazar para poder entrenarse para competir en los Olímpicos.

Sin embargo, Moreno no pudo distanciarse del todo de su ser gimnasta, la versión de sí misma que más había amado desde niña. “No puedo decir cuál fue ese primer momento en el que sentí una pulsión para ser gimnasta, porque siempre he sido eso, una gimnasta, no tengo un recuerdo de mí fuera del gimnasio”, contó Moreno.

Su entrenador, Alfredo Hueto, tampoco la dejó renunciar a un destino que estaba más atado a sus designios de lo que podía sospechar la jovencita. Meses antes del Mundial de Gimnasia artística que se celebraría en Doha del 25 de octubre al 3 de noviembre. Empezaron de nuevo a entrenar juntos. “Tuvimos que pasar un tiempo de recuperación, de volverla a traer a la élite mundial y ese era nuestro objetivo: competir dignamente”.

Los entrenamientos los había llenado de confianza tanto al entrenador como a la joven gimnasta que parecía esta vez convencida de que podría llegar a la final con las 8 mejores.

“La gimnasia no es como el boxeo en el que te califican por tu peso, crecí viendo a gimnastas distintas. Desde la figura perfecta de Nadia Comăneci, pasando por Alicia Sacramone que era más alta y grande o McKayla Rose Maroney. Lo único que de verdad importa es que tu peso no sea un obstáculo para tu desempeño como deportista. En el gimnasio se veía que las que tenían más fuerza, debían trabajar en su elasticidad, otras, por el contrario, por ser tan elásticas no tenían tanta potencia en sus músculos, así que nunca sentí que tuviera que encajar en un estereotipo, porque todas éramos muy diferentes”.

Alexa Moreno logró una puntuación promedio de 14,508 puntos tras sus dos ejecuciones sobre el caballete, con un puntaje solo unos cuantos dígitos por encima de la que se llevaría el segundo lugar, la canadiense Olsen que obtuvo 14,516 puntos.

Cuando los resultados se conocieron Alexa Moreno apenas podía contener las lágrimas. La gimnasta que dos años atrás había contestado en redes sociales a sus críticos en los Olímpicos “Soy mexicana y luzco como mexicana. No pueden esperar ver a una rubia”, ahora no solo podía decir con orgullo que luce como mexicana sino que estaba haciendo historia en su país.

Resultado de imagen para gimnasta Alexa Moreno

Con este triunfo Alexa Moreno gana sin duda más que una medalla. Logra su gran objetivo como gimnasta: “Yo lo único que quiero es que todos dejen de hablar de mi cuerpo. Es que es mío, de nadie más. Yo quiero que se hable de lo que soy como gimnasta, de mi buen o mal desempeño como deportista”. Hoy, es su fuerza, su elasticidad, su precisión lo único que importa, lo único que debió siempre importar.

Con información de univision.com