En el tiempo de Adviento, en varios países de Europa (sobre todo en Baviera, en Austria y en Alto Adige) se suelen hacer las deliciosas galletas con forma de medialuna llamadas Kipferl.

Cuenta un mito culinario que el Kipferl fue inventado en Viena, en 1683 para celebrar cuando las fuerzas cristianas liberaron la ciudad de la ocupación otomana.

Los vieneses comenzaron a burlarse de los turcos bárbaros de miles de formas posibles. Uno llamó a su perro Sultán, otro lo llamó Turco, uno creó un pequeño verso satírico, otro adornó su casa con uno de los escudos verdaderos del imperio otomano y un famoso panadero se le ocurrió la idea de ridiculizar a la media luna turca con un nuevo tipo de pastelería, al que llamó kipfel.

Desde entonces se han elaborado diferentes tipos kipfel: salados, dulces, especiados. Pero el que se prepara para el tiempo de Adviento es el llamado vanillekipferl y se cree que quienes la elaboraron por primera vez fueron las monjas cistercienses para esperar dulcemente la llegada del Niño Jesús.

En Austria es muy común ver estas galletas en su versión a la vainilla y al chocolate, en los pintorescos mercadillos de Navidad.

Ingredientes:

100 gr de azúcar
250 gr de harina blanca
100 gr de harina de almendras
1 vaina de vainilla
1 pizca de sal
150 gr de manteca
1 huevo
70 gr de azúcar impalpable
Cacao y baño de chocolate para la versión con chocolate

Preparación:

Unir en un recipiente la azúcar, la harina blanca, la harina de almendra, la vainilla y la pizca de sal. Agregar la manteca previamente mezclada con el huevo y mezclar bien todo.
Envolver la masa en plástica de cocina y dejar enfriar al menos por una hora en el refrigerador.
Luego dividir la masa en pequeños pedazos y darles forma de media luna.
Colocar en una placa de horno, previamente enmantecada y enharinada y cocinar por 15 min a 170 grados.
Dejar enfriar y espolvorear los kipferl con azúcar impalpable.
A la versión de chocolate agregar 3 cucharadas de cacao en polvo a la masa y cuando ya estén cocinados bañar con chocolate las puntas de los kipferl.

Con información de aleteia.org

Fotos cortesía de Shutterstock

Comparte tu opinión