¿Qué emociones sentiste cuando tu prueba de embarazo salió positiva? Yo sentí como si me hubiera subido a una montaña rusa donde lo único cierto es que iba a experimentar todas y cada una de las emociones posibles.

Tuve varios retos durante mi embarazo ¿Qué mujer no los ha tenido? Sin embargo, no era nada comparado con tener a mi bebé en brazos.

Como primeriza, leí todo lo que pude y pregunté todo lo que se me ocurrió; hubo un momento en que me sentí confundida. ¿Te ha pasado? De pronto, me di cuenta de que estaba muy estresada y no estaba disfrutando mi maternidad. Mi bebé me desesperaba y yo sentía mucha frustración. En resumen: No lograba conectar con mi pequeña.

Por fortuna, conocí una técnica que, más que una herramienta, me dio una base importante para empezar a construirme como mamá: el masaje infantil.

Tú pensarás que el masaje es solo un apapacho o, como yo le digo, un piojito especializado. Sin embargo, con cada clase de masaje aprendí algo mucho más valioso y duradero: Aprendí a confiar en mis capacidades de crianza.  Entendí que no hay mejor mujer en el mundo para ser madre de mi hija que yo misma.

El masaje es un diálogo silencioso, basado en amor y respeto, que favorece el desarrollo de tu intuición materna. Una educadora de masaje infantil te tiene paciencia, te escucha, resuelve tus dudas y te muestra que el lenguaje de los bebés es sutil. Además, es una técnica tan noble que los padres, abuelos y  hermanos mayores pueden aprenderla y conectar todos juntos, como familia.

De acuerdo con la Asociación Internacional de Masaje Infantil (Iaim) y la Red de Educadoras de Masaje Infantil (Remi), estos son 10 de los muchos beneficios que tiene para ti y tu bebé aprender a dar un masaje:

  • Es una técnica en evolución. El masaje te sirve desde el nacimiento hasta que tú y tu bebé quieran.
  • El masaje toca cuatro áreas: interacción, relajación, estimulación y alivio.
  • Facilita el vínculo afectivo y el apego seguro del bebé con sus cuidadores.
  • Desarrollas capacidades de comunicación no-verbal; aprendes a “leer” a tu bebé.
  • Mejora el patrón de sueño y regula los estados de comportamiento de tu bebé.
  • Apoya la maduración correcta de los diferentes aparatos y sistemas del cuerpo.
  • Es una gran herramienta para aliviar gases, estreñimiento y cólicos.
  • Reduce la hipersensibilidad e hiperactividad de tu pequeño ante los estímulos externos.
  • Reduce tu propio estrés e incrementa la producción de oxitocina y prolactina.
  • Mejora tu autoestima y te brinda un espacio de confianza y aprendizaje.

Ser mamá implica un camino continuo de aprendizaje y evolución. No se trata de ser perfecta, se trata de ser consciente y estar dispuesta a crecer junto con tu pequeño.

En México, hay 450 educadoras de masaje infantil certificadas por la Iaim en todo el país. Si te interesa recibir clases o certificarte como educadora, ingresa a www.remimexico.org donde podrás acceder al directorio y encontrar a una cerca de ti.

Catherina Fantini es mamá de Chiara y CEO de Galaxia BB. Es educadora certificada de Masaje Infantil por la Iaim. Se dedica a promover la crianza consciente a través del masaje y del tacto nutritivo.

 

Colaboradora de PARCHEÉ @parcheé

Tienda Parcheé está en: Plaza las Águilas. local 18. Calzada de los Leones 145. Las Águilas.

Comparte tu opinión