Y miren que yo no soy la impresionada cuando de productos de belleza se trata. Los pruebo y los tomo con mucho criterio (y mis reservas). Si trabajas en el maravilloso mundo de la belleza, te van a llenar de productos con más promesas que la canción ochentera de Daniela Romo (qué casualidad, hablando de cabello ella era un ícono en esta materia).

Pero volviendo al tema, estos productos los elegí porque además de ser «hijos» de la misma casa internacionalmente reconocida de belleza profesional para el cuidado high class del cabello: Schwarzkopf Professional, me parecen productos que no son muy comunes de encontrar, sus propiedades no tenían precedentes y que su multifuncionalidad ahorra espacio, tiempo y dinero… estamos hablando de avances tecnológicos, ergonómicos y por lo tanto… ¡futuro!

1. Shampoo en seco con pigmentos de color

¡Sí!!!!!!! ya sé… yo también me quedé así de Wow!, y ya lo probé y comprobé. De por sí los dry shampoo son un invento actual maravilloso porque quitan la grasita brillosa, limpian, aromatizan y refrescan al cabello entre lavadas (mojadas, ¿así les diré?).

Y bueno, el plus de OSIS+ Boho Rebel es que se funde con tu tono (hay tres: rubios, castaños y obscuros, y cada uno responde a toda una gama) gracias al almidón de arroz con pigmentos que se funden con tu cabello, despídete de cualquier residuo blanco polvoso.

Se recomienda para estilizar melenas largas, que gustan los peinados de estilo «messy» y boho. Así que varias funciones en una. Lo veo ideal para vacaciones y playa o ambientes relajados citadinos.

2. Protector solar para el pelo con shimmer

Ahora que se trata de cuidarnos dos mil porciento del sol un producto así nos urgía. Gracias a sus filtros UVA y UVB, el Pantenol y la Tecnología Amino Cell Rebuild, el cabello expuesto al sol se refresca, protege y repara. Otro producto multifunción: BC Bonacure Sun Protect Shimmer Oil.

Además de protegerte de lo dañino del sol, protegerá tu color si está teñido y como es resistente a la agua podrás bañarte en el mar, asolearte un poco y luego refrescarte en la alberca.

El Aceite de Monoi proviene de la flor del coco y es un tratamiento milenario de las Islas Polinesias, especialmente de Tahití, utilizado para hidratar, proteger, nutrir y abrillantar tanto al cabello como a la piel con resultados tan magníficos que su colonizador país vecino, Francia, adoptó rápidamente.

Así que tenemos un protector solar para el cabello –no hay muchos en el mercado–, y que además funciona también como un tratamiento nutritivo, hidratante y que le añade un brillo.

3. Shampoo con colorante temporal (lavable)

Otro acierto de esta marca difícil de pronunciar, Schwarzkopf Professional: Blondme Blush Wash, un shampoo con los colores pastel que están tan en voga, de fácil aplicación y que va cambiando conforme a las lavadas hasta desaparecer si no lo retocas.

Creados especialmente para matizar únicamente sobre bases rubias, «Los BLONDME Blush Washes contienen la Tecnología bonding y el sistema de depósito del color pastel. Su fórmula sin sulfatos combina la creación de puentes para una fibra capilar fuerte y resistente con una delicada matización pastel en un solo producto.»

Los cuatro tonos son: fresa, plata, lila y durazno.

 

Recuerda que Schwarzkopf Professional se vende en exclusiva, como su nombre lo indica, en reconocidos salones de belleza profesionales, pídele a tu estilista el producto.

Comparte tu opinión