Una mamá bloguera nos comparte 4 tips básicos para que vivas a plenitud tu maternidad.

Marta, una mamá y diseñadora a tiempo completo, nos revela que se desvive por su hija, que es su razón de ser. A la bloguera le gusta la fotografía, la ilustración, el arte y el buen diseño.

Desde su experiencia como mamá primeriza, comparte en su blog cuatro tips básicos relativos al embarazo, que aprendió desde su experiencia.

  1. Hazte muchas fotos

Ahora mismo eres perfecta. La madre naturaleza está haciendo su poderoso trabajo y, mientras, tú simplemente te dejas hacer. Tu cuerpo y tu piel se están transformando estratégicamente para dar cabida (y salida) a esa nueva vida. Créeme, nunca serás más bonita. Esa luz se refleja en tu cara, inmortalízala. Y mañana vuelve a hacerlo, serás un poquito diferente.

  1. Déjate mimar todo lo que puedas

Aprovecha y déjate mimar. Desde el minuto uno, cuando nazca tu hijo, todas las atenciones serán para él. Éste es tu momento. Sácale el máximo partido.

  1. Google no es tu amigo

El embarazo es una fase muy compleja, que puede presentar muchas complicaciones y que a las futuras mamás nos preocupa mucho. Y es normal que sintamos curiosidad por saber todos los detalles. Pero tienes que pensar que en los foros de Internet, por lo general, la gente explica sus penas y los problemas de otros no tienen por qué pasarte a ti. Es más, la sobreinformación de algunas páginas médicas solo hará que te preocupes por posibles enfermedades que probablemente ni tú ni tu bebe tienes… Así que NO preguntes a Google, pregunta a tu médico que para eso ha estudiado, tiene experiencia y, sobretodo, te conoce.

  1. No hagas (mucho) caso de los consejos de otras madres

No sé por qué razón, pero algunas madres, sólo por el hecho de ser madres (y de verte a ti novata), creen que pueden aconsejarte o dirigirte en tu futura faceta. Yo recuerdo recibir efusivos consejos del tipo: no metas nunca a tu bebé en tu cama, déjala llorar que con tantos brazos la malcrías… Mi consejo es que asientas educadamente y que luego, hagas lo que te dé la real gana. Cada mamá, cada papá y cada bebé son únicos y, por lo tanto, nadie conoce la relación que habrá entre ellos. Así que no te dejes influenciar y haz caso a tu instinto; lo harás genial.