Cuando recién comienza la maternidad estamos llenas de dudas e inquietudes de todo tipo. Queremos lo mejor para nuestros hijos, tanto que a veces nos olvidamos de nosotras mismas. Primero debemos hacernos conscientes de nosotras mismas y de los cambios físicos y emocionales por los que estamos atravesando. Cambiar tus hábitos no solo mejorará tu salud y estado de ánimo, también la de tus hijos.

Le preguntamos a la health coach Valeria Lozano cuáles son los principales hábitos que debemos cambiar o mejorar al momento de convertirnos en madres:

 

-¿Qué hábitos debe mejorar una mujer que acaba de tener un hijo?

-Lo ideal es que una mujer que acaba de tener un bebé se alimente de la mejor manera posible, es decir, todo natural libre de empaques y de aditivos alimentarios que puedan repercutir en su salud y en la del bebé.

Tomar mucha agua, tratar de dormir cuando se pueda –obviamente no es lo primero que intercambiamos a la hora de tener la bendición de ser madre, pero saber que todo es pasajero y cuando menos te des cuenta ya duermes un poco más. Tomar unos minutos para meditar es una gran idea, porque con esto se logrará estar tranquila y relajada, ya que el estrés se transmite al bebé hasta por la leche (las hormonas de estrés se pasan) y esto repercute en cólicos, más despertares y llantos sin razón, etc. Hay que tratar de buscar ayuda para esta nueva etapa, ya que es necesario sentir el apoyo de muchas personas y no vivir la maternidad en soledad, porque esto repercute en el estado emocional de la nueva madre.

– ¿Qué debe comer la madre para reponer y obtener sus nutrientes?

-Al hablar de alimentación natural me refiero a frutas frescas, verduras frescas, granos enteros, semillas, nueces, proteína de calidad (sea vegetal o animal); tomar un jugo de verduras es espectacular por la cantidad de minerales, vitaminas y antioxidantes que se están consumiendo frescos, ya que es como estar tomando un suplemento alimenticio, pero natural y fresco.

Yo recomiendo muchos licuados de fruta con leche vegetal y evitar los lácteos, cafeína y azúcar en la mayor medida, y tratar de consumir como colaciones frutas enteras y tés relajantes endulzados con stevia natural.

– ¿Qué cosas cambian en su organismo y en qué tiene que tener cuidado la madre?

-El organismo se va recuperando de los grandes cambios que tuvo durante el embarazo, todo está regresando a su lugar, ya que hubo desacomodo de muchos órganos y todo esto toma tiempo. Lo ideal es no hacer nada demandante de ejercicio los primeros meses (un poco más largo si fue cesárea) y tomar todo con calma, porque el cuerpo hizo un gran milagro que fue gestar y parir o tener un bebé. Así que lo ideal es tomar este momento para alimentarse sanamente y permear estos hábitos en los hijos después, así como para una misma y poco a poco regresar al peso ideal.

La lactancia ayuda demasiado en estos temas, pero creo que el tema de introspección, de llenarse de vitalidad por alimentos saludables, el hidratarse con agua y no deshidratarse con cafeína y refrescos son temas fundamentales para mantener el equilibrio en esta nueva etapa que, aunque sea maravillosa, es un gran cambio de vida que implica ajuste y adaptación, y qué mejor que vivirla en equilibrio.

– ¿Queé otras prácticas podemos incluir en esta etapa?

-Pasados los 4 o 6 meses, según a recomendación de su médico, hacer ejercicio, caminar, hacer cosas para ella misma que le ayuden a sentirse bien, porque al final de todo nuestros hijos merecen una mamá feliz y satisfecha y solo se la podemos dar nosotras mismas.

Ya hay muchas formas de hacer ejercicio con los niños, de trabajar desde casa, de hacer un sin fín de cursos gratis y en línea, pero siempre buscando mejorar como persona, porque para ser buena madre/padre hay que estar muy conscientes de nuestro inconsciente y de nuestras actitudes y reacciones involuntarias que no nos traen nada bueno. Leer e informarnos mucho acerca de paternidad con respeto y disciplina con amor es fundamental en estos tiempos de cambio.

– Por último… ¿qué hábitos se debe comenzar a enseñar a un recién nacido?

-La lactancia es el mejor hábito que una puede tener para sí misma, para la relación con el bebé, para la recuperación de su salud y peso, para la flora intestinal del bebé, para un mejor alimento para que regule su peso, su ingesta y minimizar los impactos de una mala alimentación en su vida futura. Empezando con ese hábito tienes mucho adelantado.

Después en la alimentación complementaria es importante siempre comenzar con alimentos naturales, hechos en casa; nada de papillas comerciales y evitar en la medida de lo posible la leche de fórmula que contiene muchos aditivos alimentarios y azúcar, así como revisar en muchas de sus etiquetas que ellos mismos no recomiendan su consumo el primer año de vida por lo que su digestión demanda.

 

 

Valeria Lozano es autora de libros de bienestar y salud, coach en cambio de hábitos y licenciada en Administración de Empresas por el Itesm con Maestría en Innovación por la misma institución. Certificada como Health Coach por The Institute of Integrative Nutrition de Nueva York y como instructor en Salud Perfecta por The Chopra Center University en California.

Comparte tu opinión