Si bien ha crecido bailando, cantando y actuando frente a luces y cámaras, Ari Borovoy se las ha ingeniado para mantener su vida privada así, privada. Boro, como le llaman sus amigos, prefiere centrar la entrevista en temas profesionales y cuando nos cuenta sus planes, nos damos una idea del por qué: son grandes en número, esfuerzo, talento e impacto.

“Este mes nos cambiamos de oficina porque ya no cabemos”, nos cuenta el fundador de Bobo Producciones. “Somos más de 100 personas y sigue creciendo. Tenemos muchos proyectos en puerta, giras impresionantes que ya están dando la vuelta en la República Mexicana y pronto también en Estados Unidos, así como nuevos discos de varios artistas que se irán lanzando poco a poco. También estrenamos la película 3 idiotas, que fue la primera oportunidad que tuvimos para hacer cine, y seguimos haciendo teatro”.

Aunque se rehúsa a contarnos detalles de su vida privada, sí nos comparte cuál es la enseñanza más importante que busca transmitirles a sus dos hijas: “Que siempre luchen por lograr sus sueños”. ¿Qué valores les inculcas? Entre otros, la honestidad y la amabilidad. “Procuro todos los días ser honesto, amoroso y atento; buen hijo, buen esposo y buen padre”.

Guapo como es, queríamos saber cuál es su principal defecto. “La necedad”, contesta. “Es cualidad y defecto al mismo tiempo. En el buen sentido de la palabra, insisto hasta lograr las cosas. El ‘no’ ya lo tenemos, hay que buscar siempre cómo lograr el ‘sí’”. ¿En qué te fijas para convertir a alguien en socio de negocios o amigo personal? “Principalmente en la honestidad. Es un valor poco común, pero muy importante”, opina.

Lee la entrevista completa en nuestra edición de junio. Te invitamos a disfrutar juntas del amor y Angie Taddei

Comparte tu opinión