Colaboración especial para Kena de Jazmín Lagarda.

El día 13 de octubre de cada año es el Día Internacional del Cáncer de Mama Metastásico. Ese mismo día, el año pasado, inicié el blog Cáncer en cuerpo ajeno”. Cabe mencionar que fue una sincronía, ahora quiero pensar que una mágica sincronía como las que han ido acompañando a este blog.

La idea de empezar un blog surgió de una conversación con una muy querida amiga, colega, acompañante y terapeuta. Ella me dijo: “Jaz, ¿haz pensado en escribir? A mucha gente le vendría bien leerte y a ti escribirte”. Yo lo había pensado, pero no me había animado. Sus palabras se quedaron dando vueltas en mi cabeza. Esta idea mía, apoyada por alguien más, empezó a tomar forma.

Mi mamá tuvo el primer diagnóstico de cáncer de mama en 2013. Al diagnóstico lo acompañó una mastectomía, que incluyó la extirpación de algunos ganglios de la axila. Después de la recuperación vinieron las quimioterapias. La cirugía reconstructiva, pelear con el seguro de gastos médicos. Buscar tratamientos alternativos que fortalecieran a mi mamá. Y los chequeos anuales. Y, por lo tanto, acompañarla en todos esos momentos. Acompañarla desde un lugar secundario, sin llevar el rol protagónico, hacia fuera…¿pero hacia adentro?

Quienes acompañamos a una persona que vive con cáncer o cualquier otra enfermedad vivimos esa enfermedad en el cuerpo de nuestro familiar o amigo/a. Pasa a ser parte de nuestra vida, se convierte en un cáncer en cuerpo ajeno.

Mientras recordaba cómo ha sido acompañar y vivir esta situación con mi mamá, pensé en lo sola que me sentí, en lo difícil que ha sido, en lo bien que me hubiera hecho saber y hablar con otras personas que estén pasando por lo que estoy pasando. Hay muchos grupos e información para las personas afectadas directamente por la enfermedad, pero los acompañantes estamos bastante solas/os. Ahí está la motivación para escribir. Por un lado expresarme y, por otro lado, abrir la puerta para quien quiera compañía en su acompañar.

Inicié el blog. La respuesta me ha impresionado. Las primeras personas a las que llegué son mi red cercana, algunas de ellas acompañan a mi mamá y me acompañan a mí. Poco a poco han ido compartiendo el blog y se han ido sumando personas que no conozco. Así se abrió la oportunidad de colaborar con este escrito en Kena.

Amigas/os que hace años no sabía de ellos/as me han contactado y me han contado que les ha tocado acompañar a algún familiar con cáncer. Amigas/os que han vivido el cáncer en cuerpo propio también han compartido sus experiencias.

Poco a poco, espero que se vaya convirtiendo en un espacio donde más y más gente encuentre compañía en su acompañar.

https://cancerencuerpoajeno.wordpress.com/

 

Comparte tu opinión