El estereotipo de la figura, prácticamente imposible, de Barbie ha quedado atrás. La marca busca establecer una caracterización más real de las mujeres. La modelo ‘curvy’ Ashley Graham, quien recientemente atravesó múltiples polémicas por ser tildada de “gorda” y luego por bajar un poco de peso, tiene ahora su propia muñeca Barbie.

Actualmente nuestra sociedad está en la lucha constante por decirle adiós a los prototipos de belleza que se han establecido durante muchísimos años. Mattel decidió rendir un tributo con una muñeca, hecha a imagen y semejanza, a una de las máximas exponentes de esta pelea, la modelo de tallas grandes, Ashley Graham.

ashley-graham-barbie1

La Barbie respeta rigurosamente las curvas características de Ashley y luce un mini vestido de Sonia Rykiel, que además llevó la modelo durante la presentación. Las muñecas no estarán a la venta, solo se hicieron dos ediciones, una que tendrá Graham y otra para la empresa creadora.

Ashley pidió a Mattel que respetaran cada detalle de su cuerpo, incluso solicitó que la muñeca tuviera piel de naranja, petición que no pudo cumplirse porque podría confundirse con un defecto de fábrica. Para Graham las curvas son poderosas, por lo que a través de su activismo inspira a miles de mujeres a presumirlas con orgullo.

Ahora la modelo forma parte del grupo de celebridades como Beyoncé, Lady Gaga, Chiara Ferragni, JLo y Katy Perry, que tienen su propia Barbie.

ashley-graham-barbie2