¿Es tu primer embarazo y no sabes cómo asimilarlo? Es importante que analices las características reales del proceso de la maternidad, de tu cuerpo y mente.

Ada Carrillo, Maestra de Yoga y meditación, nos trae interesantes consejos desde el  “interior de la madre.”

Es importante el proceso de desmitificar la maternidad, y sincerarse con lo que verdaderamente se siente durante y después del embarazo.

“Durante la etapa del post parto, las mujeres pasamos por muchos cambios y me parece que, al atravesar esta etapa, pasamos por innumerables transformaciones que son normales, aunque no parezca.” nos cuenta Ada en una entrevista exclusiva.

Renacer como mujeres 

Durante este proceso, el tiempo se detiene y es entonces cuando renacemos como mujeres distintas, con nuevas responsabilidades, nuevas prioridades y un bebé a nuestro cargo que nos cambia el mundo del cielo a la tierra.

Ada habla desde sus propias vivencias e insiste: “no debemos aferrarnos a la mujer que éramos; muchas veces vamos a querer recuperar nuestras actividades, nuestro cuerpo y nuestra mente.”

No es tu parto aunque sea tu cuerpo

Es parte de la mente controladora, creer que tenemos el dominio y control absoluto de nuestro cuerpo, pero no es así. Cuando tenemos un hijo nada se controla.

“En este momento entendí que el parto no es tuyo es de tu hijo”, tú como madre eres un enlace entre la formación y el mundo real de tu bebé.

Llega el momento del nacimiento del niño: creemos que planificamos la llegada del consentido… ¿saldrá como se ha esperado?

“Se debe respetar lo que tu hijo viene hacer a la tierra, comprendiendo su forma y su manera. Él elige cómo hacerlo desde antes el momento de su nacimiento.

A pesar de todos los momentos felices, existen etapas o procesos muy duros, donde sientes que la maternidad te rompe o te transforma con angustias y miedos. Esos momentos son válidos para toda madre.

En este punto, debes comprender que sentir todas estas esas emociones encontradas son parte del proceso de la maternidad

“Es natural que quieras llorar,  que te enojes y hasta es normal que quieras devolver los años para recuperar la vida de antes.”

A partir de todo esto es importante que te levantes con fuerzas y trabajes en función al ahora, a la verdad y a la realidad que la vida te da, “el ser mamá.”

Equipos de súper mamás

Hay momentos donde compartes tus actuales experiencias con amigas que no van en la misma sintonía que tú, bien sea porque aún no son madres o porque ya pasaron por ese proceso hace unos años atrás.

Aquí es cuando debes empezar a armar grupos con mujeres que estén pasando por el mismo proceso, “hermanas de situación”, para que juntas puedan apoyarse y busquen soluciones en conjunto a problemáticas similares.

Ada aconseja que hables todo lo que sientas y consoliden un equipo de súper mamás en formación.

Del mismo modo le da importancia a la comunicación que tienes con tu pareja, para que él pueda entender por lo que  tu cuerpo, alma y mente están pasando. Recuerden que son una familia y deben apoyarse siempre.

¡Mira el video completo!

Todo es un proceso, y de todo proceso se aprende. No nacimos con un catálogo para ser madres, el momento te enseña. ¡Aprovéchalo!

LEER MÁS SOBRE:  MADRES PRIMERIZAS: ERRORES QUE DEBILITAN LOS VÍNCULOS AFECTIVOS

Comparte tu opinión