¿Te masturbas? Si la respuesta es “sí” entérate de todo lo que trae este placentero momento a solas contigo misma.

La Real Academia Española la define como la estimulación de los órganos genitales o zonas erógenas para proporcionar goce sexual. Puede ser con la mano o con otros medios.

Según Peter Saddington, terapeuta sexual de la Organización Británica Relate, el acto de masturbación genera la liberación de sustancias químicas complejas, como la dopamina (asociada con el sentimiento de bienestar.)

Suena bien, ¿cierto? Pues esta fuente de placer ha estado súper estigmatizada, en especial cuando se trata de la femenina.

¡Sin tabú: deja la pena!

Se ha demostrado científicamente que la masturbación tiene muchos beneficios para tu salud, pero, ¿cada cuándo es saludable?

Entre los beneficios del orgasmo están:

  • Disminución de dolores menstruales
  • Las defensas de tu cuerpo se vuelven más fuertes
  • Sensación de paz y bienestar
  • Conciliar mejor el sueño
  • Reduce estrés
  • Mejora tu auto imagen

Es una práctica muy natural que ha estado llena de estigmas y condenas. Pero estimular tu propio placer te lleva a conocerte mejor, saber qué te gusta más y esto, impactará positivamente a tu vida sexual (de manera global).

No te sientas mal si te dan ganas de hacerlo de vez en cuando si tienes pareja, ¡no es una actividad únicamente para solteras!

#SoyAdicta

Ojo, no dejes que esta práctica te convierta en Charlotte de Sex And The City cuando conoció The Rabbit. Sólo presta atención a si te has obsesionado con ella. Pregúntate si…

  • Sientes necesidad de masturbarte constantemente, dejando a un lado las actividades pendientes
  • Lo haces de manera descontrolada, sin importante bajo qué situación estés. Como por ejemplo, en lugares públicos, una escapadita al baño durante una reunión entre amigos cada vez que los visitas.
  • Ya te llegaste a irritar o lastimar la zona del clítoris.
  • Dolencias en las manos y muñecas por la presión continua y movimientos persistentes.

Es divertido y saludable, pero no dejes que controle tu vida.

Sigue leyendo sobre el tema:

5 formas de explorar tu sexualidad sin pareja

Comparte tu opinión