El sexo es un mundo paralelo por descubrir. ¡Siempre puedes aprender más!

El primer encuentro sexual es: adentrarse a lo desconocido. No sabes si tendrán química o si se entenderán entre sábanas; te da miedo gemir demasiado y parecer «intensa» o no hacerlo y lucir aburrida; no sabes si sacar la artillería pesada o mostrarte inexperta.

De cualquier forma, no te prives de nada y disfruta el momento. A final de cuentas, no sabes si será la primera y última vez.  Entonces, ¿prefieres que te recuerden como una diosa sexual o como un tronco sin vida?

Pongamos que todo resultó como esperabas, han mantenido una relación estrecha y quieres añadir -más- picante a sus encuentros. ¿Qué puedes hacer? ¡toma nota!

El masaje erótico: Es un arma infalible para activar la libido. Ármate con aceites aromáticos y ¡manos a la obra! Empieza por su espalda, cuello, entrepiernas y luego pídele que se de vuelta. ¡Terminará relajado y muy excitado!

Sal de la cama: Es el sitio que, por naturaleza, consideramos más cómodo y apropiado, pero te aseguramos que les encantará probar otras opciones. El sofá, la alfombra, la ducha, la lavadora o el piso serán escenarios perfectos para salir de la rutina.

Cumple sus fantasías: No temas disfrazarte, practicar un juego de roles o tener sexo en público. Mientras te sientas cómoda, todo fluirá. Hazlo cuando él menos lo espere, pasa de una pijama a un disfraz muy sensual. ¡Lo dejarás boquiabierto!

Tócate: Los hombres son muy visuales. Por esto, el juego previo es muy importante. Acaríciate mientras te observa, empieza por los pechos y baja a tu zona genital. Déjate llevar y no te límites. ¡Lo volverás loco!

Enséñale lo que vendrá: Hay una escena de Cincuenta Sombras Más Oscuras (secuela de Cincuenta Sombras de Grey) que -definitivamente- me dio algunas ideas; en ella, Christian Grey le pide a Anastasia Steele que se quite la tanga, sin preocuparse por el resto de los clientes del restaurante. Sin duda, para ambos fue muy excitante. Ahora les propongo algo, ¿qué tal si lo hacen sin que se lo pidan?

Si eres un poco más tímida, te recomiendo probar hablándole al oído o acariciándolo por debajo de la mesa. ¡Querrá salir corriendo de allí!

Fotos a media mañana: Se encuentra en medio de una junta, abre tu mensaje a escondidas y ahí estás semidesnuda. Le sacarás una sonrisa o levantarás su «ánimo».

No olvides que debes estar muy metida en el papel. ¡Créetelo! Tu seguridad y actitud marcarán la diferencia. Recuerda que tu peso, estrías o manchas no opacarán tu belleza, a menos que tú lo permitas. ¡A destacarse!

Pongan a volar su imaginación, estimulen sus sentidos y no dejen de experimentar.

¡Compártelo con tu amiga y ayúdala a vivir su sexualidad!

#MujeresAyudandoMujeres

Comparte tu opinión