Si la picardía y la pasión se apoderan de ti durante el sexo, descubre todo lo que puedes disfrutar con la posición “el misionero” y ponte a merced de la pasión y la lujuria.

El misionero es una de las posiciones más comunes en el sexo; sin embargo, A algunas personas ya les parece aburrida por ser la más usual, rutinaria y poco divertida.

Según investigaciones realizadas por el experto en la materia, Alfred Kinsey, 90% de las mujeres acertaron que era la posición que más usaban, mientras que el otro 9% que solo era la única que realizaban durante el encuentro sexual.

¿Cómo puedo hacer que sea más excitante el misionero?

A esa posición donde la mujer queda boca arriba con las piernas abiertas, y el hombre la posee de frente, haciendo un placentero contacto visual, puedes inyectarle un poco de picante susurrando cosas atrevidas al oído.

Te aseguro que esto sacará de control a tu pareja y ya no será más el aburrido y cotidiano misionero.

Bésalo, tócalo, huélelo mientras la pasión los envuelva. No te limites nunca por la pena, recuerda que en la guerra y el amor todo se vale.

¿Cómo puedo sorprenderlo?

Si quieres que en medio de tanto afán lleno de pasión, tengan un momento de juego, tus dedos son la mejor opción.

Complácete o complácela en darle bajo esta posición, más adrenalina. Empieza la penetración con los dedos, sin perder el contacto visual.

Esto será más leña para ese fuego descontrolado, no lo dudes.

Mientras tanto… ¿qué puedo hacer con mis pezones?

Es importante que incorpores a esta batalla tus senos y dediques un tiempo al masaje que producirá muchas más estimulación y excitación.

En esa posición has que tu pareja se encienda, mirando cómo juegas delicadamente con tus senos. Recuerda que los pezones son zonas erógenas que con el roce produce sensaciones placenteras.

No olvides que en la mayoría de los casos, el alumno supera al profesor, así que la práctica constante te hará sacar tus propias conclusiones sobre esta deliciosa batalla.

Cosas que seguramente no sabías del misionero:

  • Es conocido por muchos nombres: también ha sido llamada matrimonial, inglesa americana, posición mamá y papá, entre otras.
  • Su origen: hasta la actualidad, se cree que nace de las lecciones de educación sexual que recibieron los indígenas.

Al pasar del tiempo, ellos le enseñaban a los nativos que el sexo era un medio de procreación, por lo que el hombre tenía que siempre estar en la parte de arriba.

  • Una de las preferidas: a pesar de ser la más usual y monótona, aún está entre las preferidas, haciendo competencia con la del perrito, las cuales brindan un desborde de placer.
  • Cualidades: además de practicarse el sexo coital, también se puede experimentar el anal y el intercrural.

El sexo intercrural se practica usando las piernas y los genitales como medio para conseguir ese nivel de excitación a través de la fricción, sin penetración.

5 formas de explorar tu sexualidad sin pareja

LEER MÁS SOBRE:

 

Vive el momento y regálate esos momentos llenos de placer y sensualidad, recuerda que entre la diversidad está el gusto. 

 

 

 

Comparte tu opinión