¿Cuándo fue la última vez que te sentiste seguro en tu propia piel? y ¿qué vas a hacer con “eso” que te diste cuenta?

El punto central aquí es valorar tu autoestima y tu aceptación por ti misma. Por eso, un interesante experimento reunió a 50 personas, a un grupo de niños y de adultos para responder a esta pregunta: si pudieras cambiar una sola parte de tu apariencia física, ¿cuál escogerías?

Los menores parecen estar satisfechos con su imagen, mientras que los adultos no. Estos últimos contestan con bastante rapidez sobre la parte de su cuerpo que les desagrada, a excepción de una señora mayor que responde “a mí no me gustaría cambiar nada, porque sería otra imagen de la que realmente soy”.

Veamos el experimento:

Cuando hablamos de autoestima personal es necesario que te respondas: ¿te aceptas realmente a ti misma? o ¿necesitas trabajar tu autoestima?

 

Con información de www.tuestima.com