Una buena iluminación es fundamental cuando diseñamos una habitación o espacio ya que a través de ella hacemos los espacios mas funcionales y seguros. ¿Luces blancas o cálidas? Hoy te cuento todo sobre estos tipos de luz y cuál es la mejor para cada espacio.

Nuestro hogar, nuestras luces

Normalmente solemos prestar mas atención al mobiliario y a los accesorios y nos olvidamos un poco de la iluminación, sin embargo es uno de los elementos primordiales dentro del diseño, ya que la luz natural va cambiando al transcurrir el día y debemos pensar muy bien en qué tipo de luz queremos utilizar para un espacio determinado.

luces-que-brindan-calidez

Existen muchos tipos de luces y elegir entre luz blanca o luz cálida para nuestro hogar no siempre es tarea fácil. A menudo elegimos una u otra sin tener en cuenta de qué zona se trata, no es lo mismo la cocina que las habitaciones o el despacho, ya que a mayor intensidad tendremos tonos más blancos y a menor intensidad el tono será más amarillento. Aquí estamos hablando de la temperatura y del color que crean las luces ya que estas se pueden categorizar en:

  • luces cálidas,
  • luces neutras y
  • luces blancas.

Porque sabemos que no es tarea fácil, en este blog te ayudamos a elegir el tipo de luz para cada espacio

Luces Cálidas (2700 a 3000 K)

Las luces cálidas, también llamadas «luces amarillas», crean un ambiente acogedor. El tono de este tipo de luz lo podemos apreciar en espacios mas íntimos, como las habitaciones. Este tipo de iluminación suele destacar detalles arquitectónicos como relieves en las paredes, texturas y suelen achicar los espacios dándoles un ambiente más familiar, cálido y sencillo. Este tipo de luces aunque no irradian directamente calor hacen que el ojo humano lo asocie con fuego, verano y como resultado nos sentimos mas relajados y cómodos. Se utilizan típicamente en dormitorios, salones y zonas en las que se busca relajación y descanso. Estas luces son perfectas para lugares donde se busca máximo comfort, hace que los colores se vean más saturados y la piel se vea más ámbar. Sin embargo mientras más cálida sea la luz, más se distorsionan los colores de los objetos en la habitación así que es importante tomar esto en cuenta al escoger los colores del espacio.

luces-para-decorar

Foto: cortesía

Luces neutras (3500 a 4500 K)

Las luces neutras, como su nombre lo dice se encuentra entre las luces cálidas y las frías. Este tipo de luz es más clara, y al ojo humano es lo más similar a la luz natural. Dada su naturaleza este tipo de luz es más versátil y es utilizada en lugares de uso múltiple como salones, estudios, clóset. Tomando en cuenta que este tipo de luz es la mejor temperatura para el ojo humano se puede decir que ideal para resaltar el color del mobiliario y las paredes.

iluminación-en-el-hogar

Luces Blanca (4500 a 6000 K)

Las luces frías o también llamadas «luces blancas» son aquellas que se asimilan más a los tonos azules. Este es el tipo de luces que verás en oficinas, lugares de estudio, supermercados, tiendas, etc. Ellas son contundentes hacen un enfoque en los productos o elementos de un lugar más que en colores o texturas. Son el tipo de luces que se utilizan en espacios donde se requiere concentración, sin embargo también crean un efecto de limpieza y modernidad. Las luces frías suelen ampliar espacios y al mismo tiempo ofrecen mayor intensidad de iluminación. En el hogar son típicamente usadas en cocinas. Estas luces son perfectas para espacios que están en constante movimiento”. Al utilizarla de manera incorrecta puede crear un espacio aburrido y vacío.

luces-amarillas-en-el-hogar ¿Podemos mezclar las tonalidades de luz?

Otra modalidad que es importante mantener en mente es la mezcla de estos tipos de luces. Si se desea tener luces cálidas en la sala para crear un ambiente acogedor, se puede crear la preocupación de que este espacio ya no pueda ser utilizado para actividades de otro tipo. Sin que cunda el pánico debemos recordar que si el salón de por sí tiene luces cálidas podemos jugar con la decoración y utilizar lamparas de luces frías. También podemos ayudarnos con luces de velas o chimeneas (estas crean luces cálidas) y si tenemos un espacio que está iluminado con luces blancas podemos crear ambientes más íntimos al utilizar este tipo de decoraciones y de tal manera crear un espacio que satisface diferentes necesidades.

silla-con-velas

Imagen de Hans Braxmeier en Pixabay

Hay muchos factores y elementos que debemos tomar en cuenta cuando pensamos en diseñar un espacio, pero siempre debemos tomar en cuenta el tipo de iluminación que va a tener ya que este podría alterar, cambiar y hasta romper el estilo que buscamos. Mas allá de la temperatura del color también debemos definir el tipo de ambiente que queremos crear. Es importante recordar que hay diferentes espacios para diferentes usos y ninguna luz es definitivamente mejor o peor para un espacio especifico ya que depende del resultado que se quiera lograr.

Comparte tu opinión