Tu hijo empieza a crecer y tiene curiosidad por texturas, movimiento y colores. ¿Quieres entretenerlo sin invertir demasiado? Continúa leyendo…

Los columpios en casa serán la mejor solución. Como aún pesa pocos kilos, no será muy difícil y podrás usar materiales que tengas en el hogar. Te dejamos algunas ¡ideas geniales!

Columpio de tela

Solo necesitas tela gruesa (puede ser de una cortina vieja), algunos trozos de madera o tubo y cordones.

1- Abre un agujero en el tablón que servirá de soporte.

2- Introduce la cuerda y anúdala. Colócalas como aparece en la imágen.

3- Abre dos orificios para las piernas.

4- Guíndalo en un sitio resistente.

Columpio pro reciclaje

Con un balde, podrás obtener esta maravillosa idea.

1- Retira el agarradero.

2- Los hoyos te servirán para pasar el cordón.

3- Necesitarás un buen cuchillo para poder hacer la forma de las piernas. ¡Ten cuidado!

Columpio / silla

Si eres de las más precavidas o tu retoñito aún está muy pequeño, esta opción es para ti. ¡Procura sostener bien la silla!

Columpio volador

Para los más chiquitos, también te traemos esta idea.  Un columpio/hamaca donde podrá descansar plácidamente.

1- Busca una base resistente, puede ser una tela acolchada.

2- Cose los bordes de lo que será el soporte, haciendo una especie de túnel para atravesar con los pequeños troncos (previamente agujerados).

3- Coloca la cuerda a través de los maderos y busca un sitio donde sostenerlo.

Todo es cuestión de ingenio, ¡anímate!

 

Comparte tu opinión