Llega un momento en que tantos años viéndote igual  aburre y lo que más deseas es teñirte el cabello con un rojo intenso,  un rubio platinado o probar alguna tendencia como las baby lights -que sería lo más prudente para iniciar un cambio.

Debes tomar en cuenta que los cambios drásticos pueden generar dudas después, a menos que estés consiente de lo que puede pasarte y estés muy convencida de que es lo que quieres, porque no solo es cambiarte el color y ya, debes de seguir toda un ritual después de teñirlo.

DOs

  • Ten en mente qué color es el que deseas y ve con un especialista para que te indique cuál es el tono que va mejor con tu piel, recuerda que no a todas las personas les queda el mismo rubio o el mismo tono de rojo.
  • Si lo que quieres es un cambio ligero pero que se vea la diferencia atrévete a probar unas baby lights que le dará a tu melena un efecto sun-kiss.
  • Busca referencias del tono de tu piel y el color de tinte que prefieras para tener un parámetro de lo que quieres.

DON’TS

  • No te hagas un cambio de look es un momento de arrebato, hazlo cuando creas que lo necesitas, muchas veces estos cambios representan el cierre de un ciclo en la vida de una mujer. Haz que sea significativo y no un error en tu vida. 
  • No elijas un color por capricho, acuérdate que no a todas nos quedan los mismos tonos.
  • No hagas un cambio tan drástico, de negro a rubio por ejemplo,  la decoloración es uno de los procesos químicos que más dañan a tu cabello y si decides hacerlo busca los mejores tratamientos para repararlo.

 

Comparte tu opinión