Ese sexo del que no se habla… (en voz alta)

Sexo anal…todo lo que debes saber sobre hacerlo “por atrás”

Para muchas personas sigue siendo un tabú hablar del sexo anal. En décadas pasadas era imposible hasta mencionar la palabra anal, la gente te condenaba y casi casi, te quería linchar. En la actualidad, ya no es tan de “satanás” el tema y aunque es algo más fácil de hablar, sigue siendo algo que discutimos en voz baja.

Para empezar este texto, hay que entender que el sexo anal es la práctica sexual en la que se introduce el pene en el ano y en recto de la pareja con la que se está practicando el coito.

No es un secreto que a la mayoría de los chicos les gusta tener sexo anal, muchas mujeres se espantan cuando escuchan la petición de sus ellos al comentarles que desean tener sexo por esa vía. Pero ¡calma damitas!, seguramente muchas veces se han preguntado el porqué sus parejas desean tener sexo anal, la respuesta es muy sencilla, los hombres sienten un gran poder y control al penetrarte por atrás, saber que te tienen “sometida” y pueden estimular esta área y llevarte al camino de un placer que no conocías, para ellos es como ganarse una medalla de oro.

Al darle el “sí” para que permitas que tu pareja te penetre en esa parte tan íntima, le estás entregando toda tu confianza. Para los hombres es una muestra de confianza absoluta.

Tener sexo anal para los hombres es muy emocionante, es como cumplir una fantasía muy deseada. Además, todas sabemos que ellos aman los traseros, ahora imagina que tienen el de su mujer a su merced y poder estar dentro de ellas, eso simplemente los vuelve locos de placer y felicidad.

¿Es que son… gay?

Muchas personas piensan que aquellos que desean tener sexo anal, tiene algo que ver con sus preferencias sexuales y no es así, la realidad es que muchos hombres y mujeres heterosexuales, disfrutan de esta práctica sexual.

Dejando a un lado el placer que produce el sexo anal, tienes que tener en cuenta que antes de practicarlo, el ano es una zona llena de vasos sanguíneos que son muy sensibles y pueden llegar a sangrar. Por eso tienes que tener ciertos cuidados al practicarlo, no querrás pasar de la cama a la zona de urgencias de un hospital.

Tips de seguridad

Si ya estás convencida de querer hacerlo, pon mucha atención a los siguientes tips:

Además de estar convencida de querer experimentar el sexo anal, debes estar relajada y no tener presiones de ningún tipo.

Mantén el área del ano limpia, esta zona es muy delicada y es muy fácil que pueda infectarse.

Si llegó el momento en que tendrás sexo anal, pídele a tu pareja que estimule la zona, jamás “te avientes al ruedo” sin tener una previa estimulación. Esta parte del cuerpo es sumamente sensible y con una buena estimulación puedes llegar a sentir que el piso se te va.

Es muy importante que utilices un lubricante, esto ayudará a que sea más fácil que tu pareja te penetre, no sea doloroso y disfrutes de las sensaciones que produce esta práctica. ¡Ojo caballeros! Si ella pide parar o siente que le duele demasiado, retiren su pene con cuidado y verifiquen que no haya sufrido ninguna lesión.

Si siempre debes de usar condón en tus sesiones sexuales, aún más si lo haces vía anal. Por lo delicado de la zona, es fácil que a través de fisuras o heridas adquieras alguna enfermedad sexual, así que por higiene y salud, siempre usa preservativo.

Para llevar a cabo el sexo anal, muchas parejas recurren a algunos juguetitos sexuales para ir preparando el terreno. Utiliza aquellos que sean especialmente para esta zona, de punta redonda para que empiecen a explorar y “juguetear” con esa zona.

Una vez que tu pareja te penetró vía anal, pídele que empiece lento, poco a poco, si te sientes cómoda puede seguir con movimientos más fuertes para que te vayas acostumbrando y ambos sientan placer.

Por sexo anal, siempre pensamos que la única posición que podemos hacer es la de “perrito”, pero ¡no! Puedes intentar otras como ella abierta de piernas y él arriba penetrándola. Los movimientos y cambios de posición, los deciden ambos, como se vayan sintiendo.

Una vez que terminaste de tener sexo anal y deseas tener sexo vía vaginal, siempre cambia de condón. Por más que pienses que apaga la llama del deseo, es preferible que te des algunos segundos para cambiar el preservativo que más adelante sufrir de alguna infección vaginal o urinaria.

Nunca vayan de atrás hacia adelante sin limpiar y cambiar de condón… infección segura.

¿Terminaste de tener sexo anal? Lo más recomendable es que se den un baño y laven muy bien. No lo veas como algo que interrumpirá su momento de descanso después del sexo, velo como algo positivo, un baño en pareja siempre es agradable, te hace tener una conexión especial  y además te mantendrá limpio después de una sesión sexual.

Por último recuerda que como en toda relación sexual, el sexo anal debe ser consensuado, de común acuerdo. Si tienes confianza y una comunicación abierta con tu pareja, el sexo anal se puede convertir en algo muy bueno. Si de plano es algo que no te gusta o por el momento no deseas hacerlo, coméntaselo a tu pareja y ambos encuentren nuevas formas de disfrutar sus sesiones bajo las sábanas.

¡Mucha suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos @KENArevista!

Acompáñanos en nuestras redes sociales y no te pierdas ninguna nota de KENA.