Conoce las etapas de la sexualidad, según Sigmund Freud, y descubre cómo vincular el sexo con la forma de ser, pensar, sentir y actuar al relacionarnos con los demás y con nosotras mismas.

Sigmund Freud, fue un médico neurólogo austríaco de origen judío, padre del psicoanálisis, quien mediante sus estudios y trabajos impecables se convirtió en una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX.​

Según expone Freud, la sexualidad rodea todo lo que somos, por lo que no es correcto verlo como una cosa, que aparece desde la adolescencia y se va vigorizando con el pasar de los años y experiencias.

La sexualidad es uno de los elementos claves de la personalidad, ya que influye en prácticamente todas nuestras decisiones, al menos, a nivel instintivo” –  Freud

La visión que tiene Freud sobre la sexualidad es bastante amplia, radicalizada en el placer y sus derivantes, lo que podría ayudar a liberar tabúes en la sociedad, además de verlo como estereotipos de patrones de conductas ante el mundo que rodea.

Etapas de la sexualidad según Freud:

  • Etapa oral: se caracteriza por centrarse en el placer de la boca. Él explica que el bebé conoce al mundo a través de su boca, por lo que es el inicio de un experimento lleno de experiencias con el pasar de los años.

Aunque parezca poco creíble, Freud confirma que desde que el niño empieza a chupar dedo, comienza a experimentar su sexualidad.

  • Etapa anal: es la etapa donde se pone a prueba el control de los esfínteres, al sentir que expulsa por el ano la producción de su cuerpo, comienza a experimentar sensaciones que quizás, en el trascurso de su crecimiento, pueda causarle más curiosidad de lo habitual.

“Esta fase es muy importante y es fundamental que el control de esfínteres se haga progresivamente, sin presiones, que no se adelante a la etapa de desarrollo del niño, antes de que desde el punto de vista orgánico el niño esté listo para hacerlo” señala Freud.

  • Etapa fálica: Según la teoría de Freud, es la etapa donde se vincula el interés con el placer. Se enfoca en los genitales y empiezan a surgir las curiosidades por las preferencias sexuales.

 “Las diferencias entre nena y varón se dan fundamentalmente por la vestimenta, pero a partir de esta fase se centrarán las diferencias en los que tienen pene y las que no”. Freud.

Freud explica que estas curiosidades hay que aprenderlas a manejar una vez que aparezcan. Él considera que no se debe reprimir esta fase, ya que podría obstruir la capacidad de investigación, conocimiento y aprendizaje en general.

  • Etapa genital: es la fase de la pubertad y ocurre al mismo tiempo que los cambios físicos y psíquicos que se dan en esta etapa.

Freud explica que los “adolescentes muestran curiosidad por la sexualidad genital y es básico que encuentren en sus padres y en el mundo adulto apertura u disponibilidad para hablar de sexo y aclarar y responder sus dudas”.

LEER MÁS SOBRE:ESTO ES LO QUE DEBES SABER SOBRE LA ASEXUALIDAD

Comparte tu opinión