Colaborar en el proceso de renovación celular de la piel, a través de la eliminación de las células muertas de la epidermis, se llama exfoliar. Este proceso, aunque suene muy complicado, es en realidad muy simple. Basta con exponer la piel a una acción química o física que ayude a eliminar las escamas o células muertas de la piel. No es un secreto que el mercado está lleno de productos especialmente creados para este fin, pero si por razones de tiempo, dinero o mera curiosidad quieres hacerlo utilizando ingredientes que seguramente hay en tu alacena, aquí te ofrecemos varias opciones.

Por: Roberto Rodríguez

 Azúcar ¿sí o no?

Los exfoliantes con azúcar son quizá los más conocidos y para muchas abuelas, el secreto de sus pieles tersas. Es muy efectivo pero debes tener cuidado, pues el azúcar refinada viene en cristales que pueden dañar la piel si frotas agresivamente. Para hacer esta mascarilla debes mezclar 4 cucharadas de azúcar blanca refinada y 3 cucharadas de aceite. Es preferible usar aceite de almendras, coco u oliva, pero también puedes usar aceite de bebé o de maíz. Al combinar los dos ingredientes obtendrás una pasta granulada con la que debes masajear circularmente. Es preferible no usarla en el rostro, ya que es algo abrasiva. Se retira con el agua de una ducha caliente y posteriormente hay que aplicar crema humectante. No es recomendable hacerlo más de dos veces al mes o en pieles muy sensibles.

Poder cítrico

Hay muchos mitos con respecto al uso del limón en la cosmética, pues es bien sabido que puede manchar la piel. Sin embargo, hay que aclarar que cuando el limón se usa en la sombra, lejos del sol, no representa ningún peligro. Por eso esta mascarilla hay que aplicarla solo de noche y retirarla bien antes de salir a la calle. Necesitarás el jugo de 1/2 limón y 3 cucharadas de azúcar. Frota tu piel con esta pasta haciendo movimientos circulares y enjuaga bien. Unas gotas de té verde en la mezcla la harán mucho más relajante. Enjuaga con abundante agua e hidrata con una crema.

Desde el racimo


Una excelente manera de aprovechar un plátano que está muy maduro es haciendo una mascarilla exfoliante. Basta con revolver la fruta con 4 cucharadas de azúcar hasta obtener una pasta suave. Esta mezcla se aplica en el cuerpo o en la cara (el plátano la hace menos agresiva) y se masajea sobre la piel suavemente. Se retira en la ducha con agua templada y se recomienda usar una crema hidratante posteriormente. Se puede sustituir al azúcar por sales marinas.

Aromaterapia 

Hay quienes usan el café sólo para tomarlo, pero lo cierto es que este producto tiene usos cosméticos cuando se usa de forma tópica. Dada su textura, es un excelente exfoliante que, además, completa su trabajo con un aroma increíble. Para hacer con él una mascarilla es suficiente mezclar un poco de crema hidratante con los restos del café colado, escurrido y seco. Se aplica sobre la piel haciendo movimientos circulares, ejerciendo presión con los dedos de las manos. Se enjuaga con abundante agua en la ducha y se humecta bien la zona exfoliada.

Ayuda láctea


Cuando dos ingredientes que normalmente se juntan en el desayuno lo hacen para la cosmética, el resultado es increíble. Es así que con el encuentro entre las hojuelas de avena y la leche podemos obtener maravillosos resultados. La mascarilla se hace mezclando 1/2 taza de avena con la leche necesaria, hasta conseguir una pasta algo consistente (no muy líquida porque la aplicación se hará complicada). Si deseas mejorar el efecto, agrega 1 cucharada de azúcar. Se puede sustituir la leche por yogurt. Al igual que las otras opciones, funciona mediante masajes circulares, para luego lavar con agua tibia y humectar con alguna crema hidratante.

Dulce tratamiento


Cuando las abejas trabajan tan laboriosamente para hacer la miel, ni se imaginan que el hombre –y desde luego la mujer– sacan tanto provecho de su empeño. Para hacer un exfoliante con este maravilloso ingrediente, hay que mezclar 1/2 taza de miel, 2 cucharadas de agua tibia y 25 gramos de linaza en polvo. Con la pasta consistente que se obtiene después de refrigerarla durante una hora, frota la piel suavemente. Se puede usar en todo el cuerpo y el rostro.

Comparte tu opinión