¿Y si celebramos el Día de Niño con una interesante reflexión sobre perspectiva de género?

La Ley General de Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, expedida por Decreto Presidencial el pasado 3 de diciembre de 2014, garantiza a la niñez y adolescencia mexicana 20 derechos, entre ellos el Derecho a la Educación que dice: «Tienen derecho a una educación de calidad que contribuya al conocimiento de sus propios derechos y basada en un enfoque de derechos humanos e igualdad sustantiva».

¿Qué es el Derecho a la Igualdad Sustantiva? Significa que las niñas y niños tienen derecho al mismo trato y oportunidades para el goce de sus derechos; las autoridades deben establecer políticas orientadas a eliminar los obstáculos para la igualdad de acceso y oportunidades a la alimentación, educación y atención médica.

Compartimos con ustedes el manual de crianza con perspectiva de género de Save the Children.

1.- Reflexiona: Antes de enfrentarte a los pequeños, es importante enfrentarte a tus propias ideas. ¿Consideras que niños y niñas son iguales? ¿Crees que hay juegos, palabras o labores que le corresponden a unos y a otros no? Si respondiste que sí, ¿por qué? La primera labor es encontrar las actitudes poco equitativas en nosotros mismos.

2.- Escucha: Pregúntale a los niños y niñas qué sienten y piensan acerca de su propio género y el opuesto. Cuestiona sus posturas, como ya lo hiciste con las tuyas.

3.- Explica: Los niños y niñas deben entender por qué no está mal que a las niñas les gusten los deportes considerados masculinos, y los niños que no está mal disfrutar del ballet u otras actividades mal llamadas femeninas. Dales ejemplos, muéstrales videos y refuerza estas ideas constantemente.

4.- Prepara: Si bien en casa puedes educar así a tus hijos, tienes que prepararlos para que se enfrenten al mundo externo. La sociedad mexicana sigue basando muchas actitudes en estereotipos y, queramos o no, los niños estarán expuestos a ellos, por lo que debes prestar atención en educarlos para tomar con calma las opiniones externas.

5.- Predica con el ejemplo: Después de estas acciones, procura no decir frases como: los niños no lloran o corres como niña, pues reforzarán los estereotipos sociales y no lo que has intentado establecer. Puede ser difícil, ya que son frases que, muchas veces, decimos en automático, pero con un esfuerzo consciente, lograrás buenos resultados.

 

 

Comparte tu opinión