Te llevamos a cuatro ciudades encantadoras para pasar la última noche del año y recibir un 2016 a todo dar

 

La llegada del Año Nuevo concentra en todo el mundo más energías positivas que cualquier otra época del año, pues al finalizar el mes de diciembre solemos agradecer las cosas buenas que nos sucedieron, los amigos, el éxito  en el trabajo, los logros familiares y la suerte en el amor. También decidimos dejar atrás, con el año que se va, aquellas situaciones que nos desilusionaron.  Con esto en mente, te presentamos cuatro ciudades maravillosas en las que con seguridad tendrás un Año Nuevo mágico y recibirás un 2016 como una reina.

Bangkok, Tailandia

Fuegos artificiales en Bangkok

Fuegos artificiales en Bangkok

Lo primero que debes saber Bangkok es que tiene una extensa temporada de Año Nuevo que incluye 3 festividades, el año nuevo o Songkrhan budista, que se celebra hacia el mes de abril; el año nuevo chino, que llega con la primera luna llena y; más recientemente, el fin de año según la tradición occidental, el 31 de diciembre.

La celebración occidental está fuertemente impulsada por la llegada de turistas a este destino tropical del sudeste asiático desde hace algunos años y se celebra más que todo en Bangkok, pues en otras ciudades no tiene tanta popularidad. Deliciosa gastronomía, rascacielos inolvidables y hermosos templos se conjugan para una de las fiestas más alegres del planeta. Los tailandeses se reúnen en las calles para bailar, disfrutar de espectáculos musicales, fuegos artificiales y luces.

Londres, Reino Unido

El puente de Londres iluminado por los fuegos artificiales de fin de año

El puente de Londres iluminado por los fuegos artificiales de fin de año

El espectáculo pirotécnico con su respectivo show de luces en los alrededores del London Eye,  es algo que no puedes perder cuando el Big Ben marca las 12 de la medianoche. El espectáculo dura 10 minutos y desde hace un par de años, por la cantidad de personas, se comenzaron a vender entradas para disfrutar de los fuegos artificiales. El mejor lugar para ver el espectáculo, si consigues lugar por puesto, es a orillas del río Támesis. Los puestos son limitados así que debes reservar con anticipación. La plaza de Trafalgar tiene muy buena vista de las luces, y no tienes que pagar ni una libra, pero luego no hay nada que hacer y debes continuar la fiesta en otro lado.

Nueva York, Estados Unidos  

Confetti de fin de año en Nueva York Confetti de fin de año en Nueva York

Cuando te dicen “Año Nuevo en Nueva York” lo primero que viene a tu mente es lo fastuoso del Times Square cuando dan las 12 y una bola gigante baja 23 metros desde el tejado de la torre, mientras una generosa lluvia de confeti se esparce entre la multitud enardecida. Si no has podido presenciarlo, seguro lo has visto decenas de veces por televisión. Aunque no lo creas, hay otras opciones, por algo la llaman “la ciudad que nunca duerme”.

La Gran Manzana tiene una vida nocturna que parece no tener fin. Eso sí, abrígate muy bien. Puedes disfrutar de un sofisticado crucero por el río Hudson, en el que podrás beber un delicioso espumante bajo los fuegos artificiales. Estos cruceros te pasean a lo largo de Manhattan, New Jersey y Brooklyn, pasan cerca de la estatua de la libertad y debajo del Brooklyn Bridge; ofrecen banquete, música, barra libre y la mega fiesta de tu vida.

París, Francia

Fin de año bajo la Torre Eiffel

Fin de año bajo la Torre Eiffel

Cuánta razón tenía Hemingway con aquello de que París era una fiesta… y lo sigue siendo. Aquí puedes encontrar alegría, total libertad y plenitud del alma. La ciudad de la luz es un lugar perfecto para visitar en cualquier época de año, pero recibir el 2016 rodeada de todas esas luces, con la Torre Eiffel de fondo, tu copa de champaña en la mano y los acordeones y violines tocando “la vie en rose”, simplemente no tiene precio. Después de las 12 puedes ir a cenar o a bailar, porque hay muchas opciones.

Si prefieres un lugar más tranquilo puedes ir a Montmartre. También puedes hacer el tour por las iluminaciones de Navidad de París, un recorrido en autobús que te llevará a descubrir los monumentos y calles especialmente adornaos para la ocasión.  París tiene mucho que enseñarte, así que si no quieres perder tiempo empieza por visitar el Arco de triunfo, la Catedral de Notre Dame, los Campos Eliseos, Trocadero, la Plaza de la Concordia y, por supuesto, la Torre Eiffel.

Por: Carmen Aular

Comparte tu opinión