Llegar a los 65 años, ya no es símbolo de jubilación o vejez. Hoy los “sexagenarios” comienzan una nueva etapa llena de posibilidades.

Lucía acaba de celebrar su cumpleaños número 65. La organización de la fiesta estuvo a cargo de sus amigas, que incluyeron Karaoke, burbujas, una cabina de fotos o set de photo-booth, sorpresas y muchas ganas de divertirse hasta la madrugada. Una vez finalizada la reunión, la homenajeada confesó que cuando era jovencita, una celebración después de los 60 años era sinónimo de merienda familiar, con hijos y nietos, porque la “Doña” ya no estaba para esos festejos al estilo de las muchachas. ¡Definitivamente, los tiempos han cambiado!

Con el transcurrir de los años, la expectativa de vida ha aumentado. El avance de la ciencia garantiza que el ser humano sea más longevo. El gran reto es que esa longevidad esté asociada con calidad de vida. Los expertos coinciden en señalar que mientras más cultivemos el niño interior y nos mantengamos activos mental y físicamente; mejor llegaremos a la edad de oro. Hoy los “Gerontolescentes” rompen paradigmas y son ejemplo de que las posibilidades no disminuyen después de los 60 años.

¿Qué es la Gerontolescencia?

Seguramente, al escuchar este termino piensas en los adolescentes y puede estar en lo correcto, pero aplicado a la tercera edad.

La gerontolescencia es un nuevo concepto, que abarca la época de la vida entre la edad adulta y la vejez. Son aquellos quienes, pasados los 65 años, se mantienen activos y están dispuestos a asumir retos, responsabilidades y sobre todo, a disfrutar en plenitud de esta etapa dorada.

Este concepto fue creado por Alexandre Kalache, quien fue director del programa de envejecimiento de la Organización Mundial de la Salud.

Sus características son:


*** Hombres y mujeres mayores de 65 a 85 años. ¡Sí!, después de los 85 usted estará entrando en la vejez.
***Son personas activas física y mentalmente.
***Pertenecen a clubes, sociedades o a diferentes grupos (autoayuda, fundaciones, lectura, golf, etc).
***Siguen trabajando y teniendo responsabilidades en casa y/o oficina.
***Tienen actitud positiva y abrazan su longevidad aceptándola y disfrutándola.

Mencionar esta descripción es muy fácil. Sin embargo, el reto es poder cumplir esta lista de características, a una edad que también trae consigo cambios profundos.

Durante esta etapa, generalmente se presentan perdidas importantes que van desde la “jubilación obligada” hasta la partida de los hijos y despedidas familiares. Se trata de una nueva crisis en la vida, que incluye también dolores físicos y emocionales, producto del paso de los años.

Así que la tarea no es fácil, pero tampoco imposible.

Hoy contamos con una amplia variedad de terapias y alternativas médicas que pueden garantizar un mejor tránsito hacia la vejez. Todo es cuestión de actitud y de aprender a vivir con conciencia y agradecimiento cada una de nuestras etapas.

Sin duda, siempre habrá algo que descubrir, aprender y disfrutar. Por algo los expertos en geriatría hablan de una nueva revolución: La de los gertontolescentes, que llego para ser ejemplo de motivación.

Comparte tu opinión