Banner-Kena-Horoscopos-2021-Descarga-Revista

Para la fundadora de Imagen IntegralGisela Méndez, esa trillada frase es muy cierta. Se debe de ser la mejor imagen de uno mismo, en las circunstancias y momentos que te tocan en la vida. Pero, siempre, sin dejar de ser quien se es. A través de su trabajo se ha dedicado a ayudar a las personas a encontrar cuál es la mejor versión de ellos mismos.

Durante todo el tiempo que Gisela Méndez  dedicó a la fotografía profesional, no solamente supo encontrar el mejor ángulo de las personas que posaban ante su cámara. También entrenó su ojo para concebir la mejor imagen de ellas.

Hoy, la consultora admite que ese periodo de su vida representó el primer acercamiento a su ocupación actual. El segundo fueron la serie de trabajos que tuvo mientras cursaba la licenciatura en Relaciones Públicas. Especialmente el que desempeñó en una cadena de tiendas de ropa de una firma internacional. Fue ahí en donde se percató del papel que la moda juega en las necesidades de una persona. Finalmente, convencida de que lo que quería era dedicarse profesionalmente a la consultaría de imagen, partió a Tampa, Florida, para estudiar Imagen Personal. Ávida de hacerse de todas las herramientas que pudieran ayudarle en su nueva profesión continuó estudiando; Análisis del Color, Neurolingüística y Desarrollo Personal y Maquillaje Profesional, Etiqueta y Protocolo entre otros.

ENTREVISTA

Cuando te iniciaste como consultora de imagen personal en México esta especialidad casi no se conocía, ¿qué te hizo pensar que tendrías éxito en tu empresa?

Muy cierto, la gente se sorprendía. Confié en mis instintos y competencias; estaba completamente segura de lo que hacía y lo hice. Veinte años después, con dos libros publicados, una trayectoria que incluye la imagen de importantes personajes y más proyectos en puerta me doy cuenta que hice bien, invertí en mí y eso siempre me ha traído beneficios y satisfacciones, incluso personales, soy feliz con lo que hago.

¿Hoy en día las personas aceptan más fácilmente que ne- cesitan ayuda profesional para mejorar su imagen, que esto no es algo que solo atañe a quienes llevan una vida pública?

Sí por supuesto, es más, te puedo decir que soy una bendecida pues cuando llegan a mí los clientes ya llegan con más del 50% ganado pues están conscientes de la necesidad de hacer un cambio, ya sea en su trabajo o en su vida personal. A todos nos gusta vernos y estar mejor, y si para ello alguien te puede ayudar, pues excelente. Acercarte a los profesionales siempre va a ser positivo. Ninguna persona es estática y lo que buscan en un consultor de imagen es una visión más amplia de si mismos para desarrollar su imagen. Soy muy afortunada, no hay mejor trabajo que el poder mejorar a las personas de adentro hacia fuera.

¿Cuál es el error más frecuente que las mujeres cometemos en lo que se refiere a nuestra imagen?

Para mi hay tres errores muy grandes; el exceso, no conocerse y hacer caso a todos y no a ti misma. Exagerar con demasiado maquillaje o no usarlo porque no sé aplicarlo. Llevar una falda muy corta o una muy larga que no te permita caminar… Llevar zapatos flat a un evento de gala o usar zapatos de plataforma para ir al campo…

Si a estas alturas tu madre te compra la ropa, o necesitas la opinión del novio o de tus amigas para que te digan cómo te ves, te acabas vistiendo al gusto de los demás y no al tuyo pues no te escuchas.

¿Qué porcentaje de tus clientes son hombres y qué tan abiertos están a aceptar que una mujer les diga cómo vestirse, comportarse, etc.?

En los últimos tres años he trabajo con más hombres que mujeres, un 60% hombres y un 40% mujeres. Ellos son grandes clientes, son disciplinados, les gusta la calidad y son muy vanidosos, ¡me encantan! No se fijan si es una mujer la que está frente a ellos, mientras ésta sea profesional. Nunca he sido víctima de sexismos, por el contrario. Embarazada de mi primer hijo trabajé hasta un día antes de parir y fue asesorando a un hombre. Yo me veía inmensa, pero el solo se concentró en aprender, fue fantástico. Muchos años después lo vi y me dio las gracias; hoy día es socio de la empresa (nunca había comentado esto).

Para mí la mujer perfecta es aquella que cree en sí misma, que se gusta todos los días.

Si tuvieras que elegir a una mujer como ejemplo de la imagen perfecta ¿a quién elegirías y por qué?

Te puedo decir con toda franqueza que no tengo ninguno. Para mí la mujer perfecta es aquella que cree en sí misma, que se gusta todos los días, aquella que atreverse a decirse “¡ay, creo que me equivoque!” Esa mujer es humana, esa es mi imagen perfecta, aquella que camina cerca de sus ideales, gustos y no se traiciona, ¿verdad que hay muchas mujeres perfectas?

¿Así como tú te has dedicado a transformar personas a través de la consultoría de imagen, tu trabajo cómo te ha transformado a ti?

Es una pregunta muy difícil. Todos los días mi trabajo me transforma, nunca es igual. Mis clientes no se quedan callados y me cuestionan; todo el tiempo tengo que estar en constate búsqueda de tendencias, recursos y estudios. No he dejado de estudiar, ése es el porqué hice la Maestría en Educación. Todo esto me hace ser más exigente conmigo misma, y no solamente en el aspecto físico. Si yo le pido a mi cliente que modifique sus hábitos yo también debo de hacer algo. Mi trabajo es mutuo, es acompañarte a dar la mejor versión de ti, ¡siempre!

Comparte tu opinión