Tu gatito dedica gran parte de su tiempo a su aseo personal, pero como propietario responsable también tienes un papel muy importante que desempeñar en lo que respecta a su higiene.

Cuidar de él, también implica prestarle atención a su entorno y a sus necesidades de limpieza, además, ayudarlo a mantenerse muy guapo es una buena práctica para establecer un vínculo afectivo con él y garantizarle bienestar.

HAZ CLIC AQUÍ: HAMACAS PARA GATOS ¡QUE DESCANSEN FELIZ!
Foto de Pixabay en Pexels

Foto de Pixabay en Pexels

Pasos sencillos para hacer feliz a tu gatito

Presta atención a estas claves… 

El cepillado

Con esta acción lo ayudarás a mantener su pelaje y piel sanos. Acostúmbralo desde bebé para que sea una actividad que disfrute. La frecuencia dependerá del largo de su pelaje, uno corto debe de ser cepillado 2 o 3 veces por semana y el largo diariamente durante 2 minutos. Para hacerlo coloca a tu minino en tu regazo y dale a olfatear el cepillo, comienza por la espalda y luego por los costados.

Cuando tu minino esté familiarizado y cómodo, cepilla su vientre, cola, orejas y otras áreas sensibles.

Revisa sus garras

Cuando tu minino trepa a un árbol o utiliza su rascador, es normal que pueda llegar a perder la capa exterior de la uña de alguna de sus garras pero si detectas alguna anomalía como quebraduras o encarnadas, es necesario llevarlo a que lo revise su médico veterinario.

En el caso de los mininos más hogareños o mayores, revisa sus garras una vez a la semana, incluida la garra accesoria (es la que se encuentra en la parte interior de su pata, justo debajo de la muñeca), pues esta garra en raras ocasiones tiene contacto con el suelo y por ello la uña crece demasiado, y probablemente sea necesario que la recortes un poco. No olvides de revisar también sus almohadillas y si detectas suciedad, lávalas con agua y jabón neutro.

¡Báñalo!

 La mayoría de los mininos pasan su vida sin necesidad de tomar un relajante baño, pero a veces un chapuzón rápido es inevitable, sobre todo si no son tan hogareños.

Se necesita un shampoo especial, el cual respetará su PH natural y lo ayudará a prevenir problemas de piel, vigila que la sustancia no entre en contacto con ojos ni orejas. Ten cuidado con la temperatura del agua para evitar quemarlo o por el contrario, incomodarlo con lo frío.

Si tu minino no disfruta para nada el baño, prueba lavar únicamente las partes de su cuerpo que realmente lo necesiten, como por ejemplo sus patas. Sécalo con una toalla caliente para mantenerlo aclimatado hasta que se seque. Evita el secador de pelo, ya que puede asustarlo.

Mucho ojo con sus dientes.

Los dientes de tu minino no solo son vitales para su nutrición, también para defenderse de atacantes, son una de sus herramientas de mayor importancia. Por ello, mantenerlos sanos es vital. Los problemas dentales son habituales en los felinos, así que pon manos a la obra y cepilla sus piezas dentales con delicadeza y paciencia.

Necesitarás un kit especial para mascotas, el cual encuentras en cualquier clínica veterinaria o especializada, tomará tiempo para que tu minino se acostumbre a esta práctica, pero con una limpieza en casa por lo menos dos veces a la semana, podrás prevenir la aparición de enfermedades bucodentales. Recuerda premiarlo al término de su sesión.

La alimentación

Es necesario garantizarles un alimento que sea amigable con sus dientes. El alimento seco también es útil para mantener limpios los dientes de tu minino, pues a medida que lo mastica, las partículas de la croqueta raspan contra sus piezas dentales y actúan como un cepillo que ayuda a eliminar la placa.

Fuente: Minino



CHECA ESTE POST: 6 MITOS SOBRE LOS GATOS, ¿SABES CUÁLES SON?

Comparte tu opinión