Con un regusto que no se limita a la concepción de una moda reactiva, el diseñador mostró una línea cuyo nivel de sofisticación se cimentó en trazos propositivo… ¡y muy deseables!

Comparte tu opinión