El último mes del año es el preferido de un gran número de personas. No obstante, los niños viven la ilusión de Navidad más intensamente. Para ellos diciembre significa regalos, diversión y mucha emoción. Y a nosotros nos encanta ver esa sonrisa en el rostro de nuestras personitas preferidas. Entonces, ¿por qué no fomentar eso con un Calendario de Adviento?

Conócelo

Quizá nunca habías escuchado de este acontecimiento, y mucho menos sabías que existe una agenda exclusiva para él. Te explico: El Adviento es una celebración cristiana que se caracteriza por la preparación espiritual del nacimiento de Jesús. 

Desde el siglo XIX se ha convertido en una tradición en muchos países europeos, y desde entonces ha ido calando en la sociedad y haciéndose una festividad de consumo. 

Esta bonita costumbre de crear un calendario de Adviento consiste en elaborar un almanaque de cuenta regresiva, desde el 1 de diciembre hasta el 24 del mismo mes, para dejar que los niños tachen los días que van pasando y contar los que restan para Nochebuena. 

El adviento comienza el domingo más próximo al 30 de noviembre y culmina con el nacimiento de Jesucristo.

Puedes hacer tú misma el calendario de Adviento o incluso comprarlo, y la dinámica que utilices en tu familia puede variar según tus posibilidades. 

Usa tu árbol para marcar cada día

En todas partes

En Alemania, donde se originó esta bella tradición, las familias evangelistas pintaban 24 rayas con tiza en la pared o en la puerta de la casa, y cada día los niños podían borrar una.

En otros hogares, las familias colocaban una corona de muérdago con cuatro velas, e iban encendiendo una cada domingo anterior a la Navidad. 

Después de 1902 apareció el primer calendario de Adviento impreso por la Librería Protestante de Hamburgo. Fortaleciendo así la creencia en la festividad.

La innovación revolucionó con los años, hasta que a mediados de la década de los 50 no tardó en llegar, pues se produjo la aparición de los calendarios con chocolate dentro. De esta forma, los pequeños aparte de emocionarse con cada día menos que faltaba para Navidad, lo celebraban con un delicioso dulce.


Síguenos en redes sociales como @KENArevista: