El aborto como una elección libre de las mujeres siempre será un concepto debatible porque toca ángulos sensibles en donde intervienen las emociones, el concepto de ser vivo, la biología de la reproducción, las costumbres y preceptos religiosos, tradiciones y una serie de factores adicionales que dan la “falsa apariencia” de que es un tema sobre el cual todos pueden opinar.

En pleno siglo XXI, el aborto voluntario se consideró un delito por décadas en nuestro país. Sumada a los contextos y circunstancias que pueden rodear la decisión de abortar, existía la posibilidad de ser encarcelada por ello, por tratarse de un acto ilegal. C

omo abogada comprendo que el aborto es uno de los muchos temas en los que el mundo “del ser” y el del “debe ser” se entrecruzan en áreas grises que cuestan trabajo separar hasta para los legisladores.

Puede o no considerarse que las circunstancias ameritan o no que una mujer decida sobre su cuerpo y opte por abortar, podrá pensarse que es justo o injusto (en el abstracto concepto del bien y del mal que cargamos como propio, sobre todo cuando es ajeno); podrá tratarse como una conquista feminista que amenaza usos y costumbres religiosos; o considerarse un acto que atenta contra la vida o la moralidad; pero lo que ya no podrá pasar es que sea ilegal ya que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional penalizar el aborto en México.

Y cabe aclarar que ello es demasiado importante, porque la legalidad del acto permitirá que se convierta en un evento menos peligroso para las mujeres en México, pues dejará de existir solo en la clandestinidad y tampoco podrán ser criminalizadas si deciden interrumpir un embarazo.

Por decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) con 10 votos a favor, a partir del martes 7 de septiembre de 2021, se declara inconstitucional criminalizar el aborto. La máxima autoridad legislativa se pronunció a favor de garantizar el derecho de las mujeres y personas gestantes a decidir sobre la interrupción legal del embarazo, sin enfrentar consecuencias penales. Esto es la “despenalización” del aborto. Y sí, es parte de un derecho humano de la esfera sexual.

El debate se retomó luego de que se llevara a la Corte la solicitud de invalidar los artículos 195 y 196 del Código Penal de Coahuila, que establece hasta tres años de cárcel a quienes abortan de manera voluntaria. Lo cual, luego de un análisis profundo ha quedado sin efecto pues se considera que esta legislación viola los derechos humanos, que es discriminatoria y niega el acceso a la salud.

-¡La maternidad será libre y deseada o no será!-, es una de las máximas defendidas por quienes empujaron esta reforma legislativa.

Coincido de manera absoluta.

Soy mamá de 4, soy mujer, soy abogada, soy hermana y mamá de una niña y 3 varones y aplaudo este avance legislativo en favor de las mujeres en México, porque la decisión solo corresponde a quien vive la necesidad o voluntad de llevarlo a cabo. Porque las mujeres que deciden hacerlo igual lo van a hacer con o sin permiso, y la maternidad ya es en sí misma una demanda permanente de tiempo, salud, dinero y responsabilidad absolutas. Si encima no es libre, deseada o informada; los conflictos sociales que derivan de la maternidad forzada tiene tremendas implicaciones sociales y de salud, y es aquí en donde importan las cifras:

  • 25 % de los embarazos terminan en un aborto a nivel mundial. Aunque es reconocido internacionalmente como un derecho sexual de las mujeres y personas gestantes, no siempre existen las garantía de salud para llevarlo a cabo de manera segura.
  • En las últimas dos décadas, más de 50 países han modificado su legislación con respecto a la interrupción del embarazo.
  • La Marea Verde conquistó la despenalización del aborto, es un logro que permite a las mujeres ejercer plena libertad sobre interrumpir un embarazo.
  • La despenalización del aborto no es una opción de método anticonceptivo. Es un derecho de elección para interrumpir un embarazo, con esto sobre la mesa habrá quién nunca bajo ninguna circunstancia decida hacerlo, y habrá quién, decida llevarlo a cabo y no por ello merecerá la cárcel.
  • Sí, es un tema que nos hace levantar la ceja y que quizá nos apachurre el corazón si nos vamos al lado de la emoción, pero también permitirá que muchísimas mujeres y muchísimas niñas puedan decidir libre e informadamente sobre el derecho de continuar o no continuar con un embarazo.

El hecho de que la penalización del aborto en México sea considerada inconstitucional no significa, que esté permitido en todo el país aún, pero sí que NO amerite cárcel. Solo es permitido en la Ciudad de México, Oaxaca, Hidalgo y Veracruz.

Pueden seguir la tendencia en redes sociales con el #AbortoLegalYa #AbortoLegalMexico

Un video que nos gustó mucho y explica qué fue lo que pasó.

@mamonasmx

Responder a @inphyywatkins

♬ sonido original – Fernanda Dudette

Síguenos en redes sociales como @KENArevista: