Ahora que viene tu bebé todo mundo te da consejos bien intencionados pero que te abruman… ¿qué de todo será lo mejor? ¿Qué tipo de crianza? ¿Seis meses de lactancia materna o… tres años? ¿Sí o no tomarse cápsulas de la placenta? ¡Ay, tantas novedades te dejan abrumada!

Si bien seguirás recibiendo tips, te hicimos un compilado de primera mano con madres primerizas: sus 10 básicos.

bebé-recién-nacido

  • Cambiador o espacio de cambiado a la altura. ¿Qué altura? La que te sea más cómoda. Tu cama, una superficie especial, un mueble… lo que sea, pero en la que te permita maniobrar sin problema y sin lastimar tu espalda.
  • Kit básico: En ese espacio hay que tener todo a la mano: pañales, toallitas limpiadoras y demás utensilios que consideres pertinente, incluyendo un espacio (o bote) para tirar el pañal sucio. Ah, y un trapito protector en caso de tener un niño.
  • La silla del auto para el bebé. Busca las opciones que se ajusten a tu presupuesto y si puedes, mejor elige una que se adapte a varias etapas del bebé, incluso cuando ya sea mayorcito. De preferencia, evita las de segunda mano –que desconozcas quién la usó-, pues podría haber estado en un choque y ya no ajustar tan firmemente. Más vale.
  • Pañaleros. Muchos, porque se mojará de leche y querrás cambiarlo a cada rato. Si no sabes qué son los pañaleros, son esas prendas de vestir típicas con broches en la entrepierna.
  • Tina para bañarlo. Muchas mamás dicen que ellas prefieren cargarlo o hasta bañarlo en el lavabo, pero también hay muchas que dicen que es el mejor invento. Hay unos productos muy elaborados y hasta divertidos, ¡es tu elección!
  • Productos dermatológicos para el cuidado de su piel. No es necesario que lo bañes diariamente (no suda), pero cuando lo hagas, elige productos especiales para no resecar su delicada piel.
  • Pads y sacaleche. Estos son para ti. Los pads te los colocas cuando salgas a la calle y no quieras manchar tu blusa de leche, pues justo para eso sirven, para absorber la leche cuando “se sale”. El sacaleche te ayudará, en especial si eres madre trabajadora y tienes que dejar las dosis de leche en el refri.
  • Almohada o cojín de lactancia. Es como una dona abierta que te ayuda a cargar al bebé. Y hasta puedes acostarlo adentro.
  • Un foulares, rebozo o porta bebé. Esto es para cargarlo y tener las manos libres. Hay miles de diseños y opciones, ¡elige la que más te lata!
  • Pomada para las rozaduras. No es raro que un bebé se roce, pues el pañal guarda humedad además de que hay constante fricción entre sus piernitas y la ropa. Por eso, nada mejor que Vitacilina Bebé, con sus 5 ingredientes esenciales:
  1. Óxido de zinc. Produce una barrera protectora que aísla la piel de la humedad y los irritantes del pañal.
  2. Alantoína y Vitamina E. Neutralizan la lesión y remueven desechos celulares preparando la piel para las nuevas células que se formarán.
  3. Vitamina A y D. Favorecen a la regeneración celular y promueven la función de defensas naturales de la piel para evitar sobre infecciones.

Muchas madres primerizas coincidieron en estos 10 básicos, ¡ya nos contarás cuáles fueron para ti!

Comparte tu opinión