¿Estás cansado o cansada de la cuarentena?

¿Te parece que extrañas o necesitas ciertas personas o cosas que no tienes por el encierro?

¿Crees que estar encerrado no es para ti y que NO es tu culpa que los demás no lo hagan bien?… Pues te comparto algo que no solo me rompe el corazón, sino que es una realidad vigente, triste y de nuestro país que tiene que ver con el confinamiento.

Distintos confinamientos

Nosotros, los ciudadanos en libertad y habitantes del país queremos salir de la cuarentena. Estamos (ojalá), cada vez más cerca de ir regresando de a poco a la vida activa fuera de casa; pero, a pesar de que los semáforos sanitarios nos permitan o no regresar a nuestra libertad y que liberará a nuestros hijos de la cuarentena y el distanciamiento social, hoy hay más de 700 niñas y niños en prisión y que sin ser responsables de ello, tardarán 3 años en salir de ella. Los niños de la cárcel, los niños invisibles.

Reinserta, una asociación civil sin fines de lucro nos compartió su iniciativa llamada  #CuarentenaDe3Años: un movimiento que busca incentivar las donaciones, a la vez que sensibiliza acerca de la situación de cientos de menores que viven en la cárcel, comparándola con nuestra situación actual de encierro.

Un poco de contexto

El sistema penitenciario mexicano permite que los hijos de las reclusas puedan permanecer con sus madres, en situación de cárcel, hasta por 3 años después de su nacimiento. Eso significa que los niños nacen y permanecen en prisión durante 3 años de su vida.

Esto NO quiere decir que en la cárcel existan las «condiciones adecuadas u óptimas para que esto suceda», es más, ni presupuesto especial para estos niños existe en las partidas económicas de las cárceles mexicanas. Los niños viven en la cárcel privados de su libertad, en las mismas condiciones que sus madres. No hay espacios ni privilegios especiales para ellos, ni para dormir, ni para comer, ni para jugar. Tampoco hay especialistas que acompañen a las madres en su crianza durante ese periodo en esas lamentables condiciones.

Nadie elige dónde ni cómo nacer, simplemente toca y a los niños invisibles les ha tocado nacer en prisión. Quizás hoy que hemos experimentado el encierro no voluntario por la pandemia, es mas sencillo empatizar con lo que puede ser estar encerrado desde que naces. La situación de cárcel de una persona afecta no solo a una sociedad, pero a miles de familias, y cuando se encarcela a una mujer es probable que sea o se vaya a convertir en madre y eso significa que afectará a uno o mas niños a corto, mediano y largo plazos.

Durante la cuarentena por Covid-19, las niñas y niños en particular, han vivido una situación compleja que tendrá secuelas. Tuvieron que dejar de ir a la escuela, dejar de ver a sus amigos, algunos están tristes, aburridos, cansados, desesperados por salir a jugar al parque o simplemente despejarse del encierro. Por suerte, la cuarentena para la mayoría de las niñas y niños durará unas semanas más, pero para otras niñas y niños, aún faltan años. 

Reinserta busca generar empatía y dar visibilidad a una realidad vigente.

Tal vez nunca se habría podido tener una idea parecida a estar confinados, sin la posibilidad de salir en el momento que lo deseáramos, pero la pandemia de Covid-19 trajo unas condiciones que afectaron a la población por igual. Para la mayoría de nosotros, el confinamiento está por acabar, pero hay quienes seguirán en reclusión. 

De la población total en las cárceles de México, apenas el 18% (que no es menor) es población femenina, lo cual nos deja claro que el sistema penitenciario mexicano NO está preparado para tratar a las mujeres en encierro, tampoco a la maternidad en la cárcel, ni a sus hijos, y sin entrar en el debate sobre si el encierro es merecido o no, lo que no corresponde son las condiciones de vida poco dignas, en las que viven los menores que nacen en la cárcel.

Los niños que nacen y viven tres años en prisión (si sobreviven), porque NO son espacios seguros, serán eventualmente separados de sus madres, entonces el sufrimiento y las situaciones adversas continuan. Hay delitos que siguen operando desde la cárcel: secuestro, extorsión, tráfico de drogas, riñas, consumo de drogas, abuso sexual, etc. Esto complica la vida, el desarrollo y la educación de los menores. Los testimonios te rompen el corazón. Es una realidad a la que no debemos ser ciegos, porque los niños son de todos, se trata de la infancia de México, no importa si son o no minoría, necesitamos participar para que tengan una vida digna.

No es fácil saber que tu mamá cometió un delito, no es fácil estar con ella, y tampoco es fácil separarse de ella. Estos niños invisibles NO conocen lo básico, muchos no han visto «colores» o «animales vivos», es tremendo, ni siquiera lo podemos dimensionar.

Por ello, se necesitan recursos para poder ayudar a que las niñas y niños que nacen y viven en prisión, tengan un desarrollo lo más parecido a otros de su edad, al menos mas digno de lo que tienen hoy. Los primeros años de vida, incluyendo los primeros 1000 días de vida, son años fundamentales para asegurar que el día de mañana cuenten con las mismas oportunidades, sueños y experiencias vitales (incluyendo la salud), que otras niños.

Los objetivos de Reinserta al buscar las donaciones a través de la iniciativa #CuarentenadeTresAños, son poder continuar trabajando desde: 

• Dignificación de espacios dentro de prisión. 

• Talleres de estimulación y maternidad positiva: Jugar y Criar. 

• Talleres de salida (preparar a niñas y niños para separarse de su madre). 

• Espacios libres de violencia para niñas y niños en contacto con el sistema penitenciario. 

¡Ayúdanos a construir un México más seguro! ¡Hoy más que nunca, te necesitamos! Dona en: https://bit.ly/CuarentenaReinserta También se reciben donaciones a través de reinserta.org que pueden ser desde $5.00 M.N. 

Reinserta es una asociación sin fines de lucro con más de cinco años dedicada a mejorar la seguridad en México a través de la prevención del delito, entendiendo que trabajar con el sistema penitenciario es fundamental para lograrlo. Para ello trabaja mejorando la vida de las y los niños que nacen y viven en prisión, lucha para evitar la reincidencia de los jóvenes que están o estuvieron en conflicto con la ley y proporciona servicios legales para lograr la liberación de personas inocentes en prisión. Apoya con tu donativo y ayuda a cambiar la vida de los niños en la cárcel.

Hay situación que no por NO ser nuestro problema, dejan de ser un problema. 

Karla Lara

www.reinserta.org | @reinserta en Facebook, Twitter e Instagram

 

Comparte tu opinión