En Facebook circula una carta de un autor anónimo que representa el sentir de una niña de dos años que atraviesa por diferentes emociones. Los dos años de edad identifica a los niños en un proceso “complicado y confuso”, pero ¿si un niño pudiera describir sus emociones cómo lo haría?

Nos pareció interesante compartirla con ustedes y reflexionar sobre una etapa que, para los expertos, representa momentos de cambios.

Los terribles dos se identifican por berrinches, cambios de humor y fases intensas en sus emociones.

Aquí la carta integra:

«Tengo 2 años, no soy terrible, estoy frustrada, estoy nerviosa, estresada, abrumada y confundida. Necesito un abrazo».

Desde el diario de una niña de 2 años:

Hoy me desperté y quería vestirme sola, pero me dijeron: » No, no tenemos tiempo, déjame hacerlo».

Esto me puso triste.

Quería comer para el desayuno, pero me dijeron:
«No, estás muy desordenada, déjame hacerlo por ti».

Esto me hizo sentir frustrada.

Quería caminar hasta el auto y entrar por mi cuenta, pero me dijeron: «No, tenemos que irnos, no tenemos tiempo. Déjame hacerlo».

Esto me hizo llorar.

Quería salir del auto por mi cuenta, pero me dijeron: «No, no tenemos tiempo, déjame hacerlo».

Esto me hizo querer huir.

Más tarde quería jugar con bloques pero me dijeron: «No, no, así, así…»

Decidí que ya no quería jugar con bloques. Quería jugar con una muñeca que alguien más tenía, así que la tomé. Me dijeron: «No, no hagas eso! Tienes que compartir».

No estoy segura de lo que hice, pero me puso triste. Así que lloré. Quería un abrazo, pero me dijeron: «No, estás bien, ve a jugar».

Me han dicho que es hora de recoger. Lo sé porque alguien sigue diciendo: «ve a recoger tus juguetes».

No estoy segura de qué hacer, estoy esperando a que alguien me muestre.

«¿Qué estás haciendo? ¿Por qué estás ahí parada? Recoge tus juguetes, ¡ahora!»

No se me permitía vestirme o mover mi propio cuerpo para llegar donde necesitaba ir, pero ahora me han pedido que levante las cosas.

No estoy segura de qué hacer. ¿Se supone que alguien me muestre cómo hacer esto? ¿Por dónde comienzo? ¿A dónde van estas cosas? Estoy oyendo muchas palabras, pero no entiendo lo que se me pide. Tengo miedo y no me voy.

Me pongo en el suelo y lloro.

Cuando era hora de comer quería conseguir mi propia comida, pero me dijeron: «No, eres muy pequeña. Déjame hacerlo».

Esto me hizo sentir pequeña. Traté de comer la comida delante de mi, pero no lo conseguí y alguien sigue diciendo: «Aquí, prueba esto, come esto…» y poniendo las cosas en mi cara.

No quería comer más. Esto me hizo querer tirar cosas y llorar.

No puedo bajar de la mesa, porque nadie me va a dejar, porque soy muy pequeña y no puedo. Siguen diciendo que tengo que dar un mordisco. Esto me hace llorar más. Estoy hambrienta, frustrada y triste. Estoy cansada y necesito a alguien que me sostenga. No me siento segura o bajo control. Esto me da miedo. Lloro aún más.

Yo tengo 2, nadie me deja vestirme, nadie me dejará mover mi propio cuerpo donde necesita ir, nadie me dejará atender mis propias necesidades.

Sin embargo, se espera que sepa cómo “compartir”, » escuchar» o «espera un minuto». Se espera que sepa qué decir y cómo actuar o manejar mis emociones. Se espera que me siente quieta o sepa que si tiro algo podría romperse. Pero no sé estas cosas.

No se me permite practicar mis habilidades de caminar, empujar, tirar, trepar, abotonar, servir, escalar, correr, tirar o hacer cosas que sé que puedo hacer. Cosas que me interesan y me dan curiosidad, estas son las cosas que no tengo permitido hacer.

Tengo 2 años, no soy terrible, estoy frustrada, estoy nerviosa, estresada, abrumada y confundida. Necesito un abrazo».

– Autor desconocido.

 

Comparte tu opinión