Banner-Kena-Horoscopos-2021-Descarga-Revista

¿Eres mamá de gemelos? Mantén la calma, hay una luz al final del camino.

Los primeros tres meses como padres primerizos son un libro de ejercicios en blanco. Son momentos de mucha enseñanza, intuición y, sobretodo, de mucha contención. Pero cuando eres madre de dos o tres, todas estas tareas se multiplican.

La primera lección y la base de todo

Es un trabajo de equipo. Ser padres es una tarea de dos y cuando son dos o tres no hay forma de escapar. La primera lección que tuve fue que la unión hace la fuerza, pero la organización hace que el panorama sea claro y, sobre todo, asertivo.

¿El instinto es importante? Totalmente, pero cuando tienes dos bebés en casa lo más importante es organizarte, todo lo demás va a fluir, pero los métodos, horarios, rutinas y pruebas necesitan de matemáticas.

Los primeros tres meses con los mellizos descubrimos mi esposo y yo que no íbamos a sobrevivir a esto si no trabajábamos en equipo, así que de manera calculadora nos dividimos las tareas.

Todas las noches uno cuidaba a un bebé diferente y la regla de oro era: solo despertarías por el bebé que te tocaba; de esta forma pudimos descansar para la jornada del día siguiente.

Las tomas del bebé

Las tomas de los bebés son la base de toda buena organización. Tu bebé lo único que hace es dormir, comer y hacer del baño. Así que en una libreta anotábamos horarios de comida y cuando hacía del baño, para cambiar su pañal.  Este método duró poco, porque en un mes nuestra cabecita ya había enganchado la rutina. El tip me lo pasó una mamá de gemelos cuando yo estaba embarazada, así que me sirvió mucho las primeras semanas. Ojo, si más gente se involucra en esto es importante que a rajatabla cumpla tu orden.

Otro consejo que me ayudó mucho para las que no pudieron amantar por mucho tiempo como yo, fue el de no calentar la leche. Solo los padres de múltiples saben que simplificar es la palabra mágica de todo buen método. Nunca calentamos la leche porque simplemente NO TE DA LA VIDA. Los bebés se acostumbran, no pasa absolutamente nada si la toman a temperatura ambiente.

La intuición o el “nadie te va ayudar”

Recuerdo que antes de que nacieran mis mellizos una amiga me dijo: “todo el mundo te va a decir que te va a ayudar y eso nunca pasará”. Admito que sus palabras retumbaron en mi cabeza al segundo mes. Aunque tengo una familia muy solidaria, confieso que después del mes todos huyeron, quizás el desgaste y la emoción los hizo tomar un descanso, pero mi esposo y yo teníamos que seguir y emprender el camino solos, con nuestra nula experiencia y con los miedos a flor de piel. Para esto tuvimos que hacernos a la idea de que realmente nadie nos ayudaría y que en todo momento deberíamos tomar decisiones y desahogar el cansancio cada uno en su espacio. Estar solos y sin nadie que te diga qué hacer te hace explorar tu intuición. La intuición femenina siempre ha sido mi aliada, pero a la hora de ser padres es impresionante la forma en la que resolvemos entre dos. Una vez más, tener más de uno implica entrarle a la planeación de cada paso que das. ¿Y sabes qué? No fallas. Es una estrategia hecha en base a prueba y error.

El baño

La hora del baño es realmente uno de los momentos más hermosos de la rutina de los bebés. Nosotros nos organizamos de la siguiente manera: mi esposo se encargaba del baño en la tina y yo de secarlos, ponerles su pañal y vestirlos.Pusimos una silla de auto que nos sobraba en el baño y ahí el segundo bebé esperaba su turno. Cuando ya estaba listo el primero, lo sacaba y metía al otro a la tina. El primero en salir esperaba en el cuarto para que mi esposo lo terminara y le diera su leche para dormir. Yo entraba con el segundo y listo. En este punto tengo que confesar que nunca bañamos a los bebés con la puerta cerrada, ya que los cambios de temperatura podían hacerles daño, así que los acostumbramos a la misma temperatura siempre. Recuerden: simplificación.

Hoy mis mellizos, Bernardo y Matías, tienen siete meses. Los métodos siguen y las rutinas son más establecidas; aprendemos y probamos nuevas fórmulas para cada situación sobre la base de prueba y error. Siempre recordaré esos tres primeros meses en los que aprendí que el trabajo en equipo, la organización y la rutina son claves para padres primerizos de bebés múltiples.

 

Forma parte del club de Eco Padres de Bio Baby AQUÍ

Comparte tu opinión