Hay que derribar mitos. El primero, es que las chicas no sabemos conducir o somos imprudentes al hacerlo, y el segundo, es que todos los hombres saben manejar casi por default. Esto no es así. Cuando nos enseñan a conducir, siempre aprenderemos el estilo de quien lo hizo, y si quien nos instruye no conoce los lineamientos más importantes, reproduciremos sus errores, haya sido mujer u hombre.

Por ello, para que mejores tu manejo, y sobre todo, enseñes correctamente a otros, aquí te proporcionamos los tips que todo buen conductor debe saber.

Smiled woman driving car through city.

 LOS DO’s

  • Encuentra tu posición de manejo

Evita el cansancio, mejora visibilidad.

*El respaldo: Debe estar en un punto en que no esté tan recostado para generar sueño, ni tan erguido como para causar dolor de espalda o extremidades. Para saberlo, estira tu brazo sobre el volante, este debe quedar exactamente en la muñeca.

*Acomoda el asiento: cierra el puño y ponlo sobre tu cabeza, no debe rozar el techo, ya que en un bache o brinco puedes lesionarte. Por último, antes de encender el auto, presiona tu pie detrás de los pedales, hasta el fondo; esto sirve para medir la distancia del asiento respecto a la reacción de frenado intempestivo.

*El volante: no debe estar tan cerca, ya que si sale la bolsa de aire, esta podría generar lesiones en lugar de proteger. Al conducir, utiliza la famosa posición 10.15 de un reloj, también fíjate que tus brazos formen un ángulo, porque si están rectos no puedes maniobrar bien y pierdes precisión.

large-1

 

Siempre mira más allá

Permite anticiparse e influye en una mayor seguridad y un manejo más cómodo.

 * Un gran error es estar pendiente solo de lo que ocurre con el auto de adelante; tienes que fijarte en los autos que vienen delante de este, y solo lo lograrás tomando distancia (esto sirve para saber quién frenó de repente, si hubo un incidente o una curva muy cerrada) y no tendrás que frenar violentamente.
*”Espejea”: Lo mismo aplica con los autos de atrás. Debes mirar por el retrovisor antes de frenar, para ver si no tienes peligrosamente cerca al coche trasero, de tal forma que puedas frenar suavemente o poner intermitentes. Para cambiarte de carril también es útil, no confíes solo en los laterales.

large

 

Hazte amiga de la caja de cambios

Cuida los frenos y mejora la aceleración en situaciones delicadas.

*Es común que con la caja automática pisemos el freno de forma casi permanente en curvas o bajadas, esto calienta los frenos y los desgasta, en el peor de los casos hasta los podríamos perder. Baja un cambio (es posible hacerlo en automático desacelerando suavemente al levantar el pie) para que el auto mantenga una velocidad constante.

*¿Hay que adelantar ese camión y no hay mucho tiempo para reaccionar? Si aceleramos repentinamente y vamos en un cambio como cuarta o quinta, el motor probablemente no va a tener fuerza necesaria. En un automático la caja bajará los cambios sola, pero en uno manual conviene pasar, por ejemplo, de quinta a cuarta o hasta tercera para que así haya la respuesta suficiente para movernos.

 

 Cuida a los pasajeros

Así se quejen, exige que todos lleven el cinturón… y no por las multas.

Sin embargo, la gran mayoría de las personas están acostumbradas a solo ponerse el cinturón adelante, cuando atrás hay tanto o más peligros en caso de accidente, como rebotar contra otro pasajero, salir expulsado por una ventana, lesionarse la columna o desnucarse. Así de fuerte.

 

Aprende mantenimiento

No te verán la cara y estarás pendiente de tu auto.

 *Checa la presión de las llantas periódicamente. Una llanta menos inflada que el resto calienta y podría llegar a explotar en carretera o en freeways, con la velocidad. Cámbialas cada dos o tres años, de acuerdo al uso que les des, para evitar que se resbalen.

*Revisa las luces: todas, incluidas todas las traseras y las interiores. Cada luz tiene una función para tu seguridad. Son para ver y para que te vean, usa las luces de día porque hay coches blancos o plateados que no se distinguen con el sol de frente, sus luces hacen esta labor por ellos.

*Mide el aceite: Es mucho más fácil de lo que te hace creer el señor de la gasolina. Abre el cofre, saca la varillita y mira si esta tiene una mancha negra u oscura entre las dos pequeñas marcas. Si es negra, hay problemas con el motor. Si no llega a la medida, le falta aceite; se llena con un bote y medio, máximo dos.

 

LOS DON´TS 

 *No te maquilles en el camino… No pararemos de recomendarlo. Puedes chocarle al coche de adelante o lo peor: atropellar a alguien.

*No mensajes en movimiento. ¡Ni detenida! En los semáforos eres más propensa a los asaltos.

*No traigas el bolso como feliz copiloto. Colócalo en el asiento trasero o escóndelo bajo la cajuela de guantes, sin que quede expuesta a la ventana.

*No conduzcas con tacones ni con chanclas. Se resbalan al acelerar y enfrenar, por lo que puedes accidentarte. También causan lesiones. Lleva siempre unos flats para manejar, cámbialos al subir y bajar; además, no ensuciarás tus zapatos.

*Usa bloqueador en los brazos, el pecho y la cara. El cáncer de piel, la radiación solar y las quemaduras no solo se producen en la playa. Si lo traes en la cajuela de guantes, mejor (y nadie quiere traer marcas que no sean producto del bikini).

notemaquilles

Comparte tu opinión