OK, just for the record, el título original de este post iba a ser: Swiped la peli y la imperiosa necesidad que tenemos las mujeres de recuperar nuestro poder (y decir NO a la «putería» por presión social; ya si es una elección consciente, pues cada quien #YoRespeto). Pero por cuestiones de SEO (posicionamiento de las notas en internet), lo tuve que modificar un poco.

Aclarado el punto, procedo a mi punto: vi la película Swiped en Netflix… ¡¡Ah, me conoce taaaan bien esa aplicación!! 99% DE COINCIDENCIA, ¡¡imposible resistirse!!

Y si lo sabe Netflix, que lo sepa el mundo: soy fan de las teen-chick-flicks, lo cual (en Netflix) es sinónimo de Noah Centineo porque créeme que no exagero cuando digo que él protagoniza el 90% de ellas (¿quién se está quejando? ¿nadie? ¡Lo sabía!).

Anyway. Me llamó la atención el título de la película porque, como en otros posts he contado, hubo una época de mi vida en la que reiné triunfalmente como #Tinderella. Tuve más de 100 dates, tres novios han salido de ahí, blah blah blah.

La astucia con la que no contaba era el final o más bien el mensaje de Swiped: “¡¡Mujeres, recuperen su poder!! Ustedes tienen el control de la calidad de las relaciones que generan con el sexo opuesto, ¡¡tomen de vuelta su poder personal A·H·O·R·A!!”

via GIPHY

EL MOOD TINDER

Primero voy a hacer esta acotación. Para estar en Tinder, o para el caso en cualquier dating app, hay que estar en el mood.

¿En qué consiste para mí “estar en el mood”, o sea estar “modo Tinder/Bumble/Happn/Inserta aquí tu app favorita”? Básicamente en NO QUERER CONOCER AL AMOR DE TU VIDA, sino simplemente CONOCER GENTE y pasar un buen rato.

I’m telling you!! Durante los meses que la usé como si no hubiera mañana (siempre he pensado que fui #tinderadicta), mi único fin era CENAR GRATIS. Literal.

Mi único objetivo era cenar rico, cortesía de la casa, o bueno, del muchachón en turno. ¿Qué prometía yo a cambio? Buena plática, buena onda, buena vibra ¡y nada más!, pero nada menos, jejeje.

Yo sé que todas queremos conocer ASAP al Príncipe Azul que pareciera que viene de rodillas, y es un tema complejo, porque se vale seguir deseándolo, pero lo tenemos que soltar. Traducción: no obsesionarnos, sino dejárselo al Universo. Nadie dice que sea fácil encontrar el balance entre confiar y actuar (tampoco se vale encerrarse), pero justamente ESE ES EL RETO.

Es decir, sí hay que poner de nuestra parte, pero con la certeza de que va a llegar cuando tenga que llegar. ¿Puede no llegar nunca? En efecto. ¿Puede llegar mañana? También.

Básicamente el mantra es la frase famosa de Forrest Gump: la vida es como una caja de chocolates…swiped-pelicula-netflix-kena-blogs-bianca-pescador-1

Mientras salgamos con chicos pensando, “¿Será este galán el tan anhelado amor de mi vida, será que por fin Dios me permitirá conocer al padre de mis futuras bendiciones?”, pues la verdad no creo que se dé nada padre porque hay demasiada carga energética y demasiada expectativa. ¡Hagamos una prueba!, voltea los papeles. Te estás arreglando para una cita, OK, sí, estás emocionada pero hasta ahí.

¿Te imaginas que el cuate se estuviera afeitando, pensando “¿Será (tu nombre) el amor de mi vida, será que finalmente voy a conocer a la madre de mis hijos?”. ¡¡¡Madre mía!!! Seguramente nos daría algo, ¿no? ¡El tramafac! HAY DEMASIADA PRESIÓN, DEMASIADA EXPECTATIVA. Y nada en la vida le da tanto en la torre a las relaciones como las expectativas. ¡Créeme! Been there, done that.

¡EMPODÉRATE, MUJER!

No conozco ni una ni dos, ni cinco ni ocho, sino como 300 mujeres cansadas/hartas del término “empoderamiento femenino”.

Es ya un súper cliché mega utilizado en el área del emprendimiento, pero creo que es la primera vez que lo oigo en una chick-flick refiriéndose no al área profesional, sino al amor propio, la dignidad y el respeto hacia nuestra valía como mujeres, incluyendo nuestro cuerpo visto como templo sagrado.

SÚPER SPOILER ALERT!!!

*Nota a la lectora:
¿Te recomiendo ver la peli? Noswiped-pelicula-netflix-kena-blogs-bianca-pescador-3¿Te recomiendo seguir leyendo mi post? Sí.

La peli trata sobre unos universitarios que crean una app, en palabras llanas, para coger, o bueno, dicho más bonito, para tener relaciones sexuales con las mujeres bajo unos términos y condiciones nada favorecedoras para ellas.

Ejemplo: las mujeres no pueden decir que tienen una “cita” (porque no es un date, sino meramente una reunión sólo para tener sexo); no pueden saber el nombre del chico en turno (mucho menos su apellido, ¡qué va!, demasiada información).

Acabando el coito, las chicas se tienen que ir a su casita en sus propios medios y nunca más buscarlos. Nada de arrumacos, quedarse a dormir, cenas, películas, flores, chocolates. ¡Todo eso, bye! Aquí, darling, pum pum a lo que te truje Chencha, como diría mi mamá.

Lo peor del asunto es que las chicas –universitarias y también más grandes– ceden “ante la presión” y se inscriben a la app volviéndose cuasi-sexo-servidoras, con la diferencia de que no ganan ni un peso y al final del día así que digas felices, plenas y satisfechas pues no se sienten.

Es hasta que un nerd enamorado del amor (y de Hannah) les dice: “¡Ey!, ¿qué peeeeedro con su dignidad, chicas? ¡¡Ustedes tienen el poder, RECUPÉRENLO!!”. Y entonces a las universitarias les cae el 20 y se empiezan a dar su taco, o bueno, más bien empiezan a pedir/exigir de los hombres lo mínimo que nos merecemos todas, sin importar la edad, el físico, el nivel socioeconómico o el color de la piel.

swiped-pelicula-netflix-kena-blogs-bianca-pescador-4

¿POR QUÉ ME TRAUMÉ TANTO?

Porque nunca pensé que el mismísimo Teen-Hollywood (Netflix) lanzara una película que le dijera a las universitarias: “¡¡Niñas, no sean prostitutas de a gratis!!, ya basta de que los cuates les vean cara de muñeca inflable, ¡¡dense su lugar, respétense, recuperen su poder, su valía, su autoestima, su dignidad personal!! QUIÉRANSE TANTITO, CARAY”.

La película no habla de reglas ridículas del siglo pasado, que ya hemos visto y comprobado que quedaron obsoletas, ¡noooo! Habla de no usar nuestro cuerpo como moneda de cambio por muestras de amor, QUE NI SIQUIERA SON DE AMOR, sino de calentura.

En síntesis, todas deseamos amor, ¿pero sabemos recibirlo? ¿Creemos que lo merecemos? Ese amor bonito que llama, apapacha, está al pendiente, espera cuando tiene que…

Las mujeres tenemos la relación que creemos que merecemos. Yo te pregunto: ¿Cuál crees que mereces tú?

Déjame saber tus comentarios y opinión de la película y/o mi post en mi Twitter @bianca_pescador utilizando el hashtag #SwipedKena.

Comparte tu opinión